Deportes

El recuerdo del Beto Alonso a 35 años de su gol con la pelota naranja

“Pasaron 35 años y el hincha se sigue acordando de aquel equipo que le dio tantas satisfacciones al pueblo riverplatense. Los padres, sus hijos… Gracias por mantener vivo ese hermoso recuerdo”.

Con esas palabras, publicadas en sus redes sociales y acompañadas de la foto en la que está gritando el segundo gol de ese partido, Norberto Alonso recordó la epopeya riverplatense en la cancha del eterno rival. Su mensaje se dio a 35 años de aquel Superclásico histórico en el que River Plate le ganó 2-0 a Boca Juniors en la Bombonera, con dos goles suyos, y del que se sigue hablando.

Este martes se cumplió un nuevo aniversario del gol del Beto a Boca con la pelota naranja, el primero de aquella tarde, en el arco que da a Casa Amarilla. El otro, de tiro libre, fue en el del Riachuelo, allí donde arriba, en las dos bandejas superiores, estaban los hinchas de River. Como para darle mayor marco a la leyenda, los dos goles los sufrió otro emblema del fútbol argentino, nada menos que Hugo Orlando “el loco” Gatti.

La pregunta sigue estando presente: ¿por qué el primer tiempo de ese partido se jugó con una pelota naranja? En la semana previa, Gatti pasó por Adidas y eligió ese color, recordando que una década antes “se había atajado todo” en un Unión Soviética 0 – Argentina 1 jugado en Kiev, bajo la nieve. “La cancha va a estar llena de papelitos blancos y la pelota no se va a ver”, fue su argumento. Y el árbitro, Francisco Lamolina, no se opuso. 

El Beto ni se inmutó: “La idea de la pelota naranja fue de Adidas, una promoción. Y el Loco Gatti estuvo de acuerdo porque había jugado con una pelota de esas en Rusia, en la nieve. Cuando me lo comentaron, dije: ‘Juguemos con la pelota que juguemos, la va a ir a buscar adentro igual…”. El cuento se echó a rodar.

Sólo el primer tiempo se jugó con la pelota naranja y River se fue al descanso ganando 1 a 0. Ese primer gol llegó promediando la etapa, a los 30 minutos. Un tiro libre ejecutado por Roque Alfaro, desde la derecha, terminó en el fondo de la red gracias a un cabezazo cruzado de Alonso, que entró solito por el segundo palo y superó a Gatti, que no llegó a reaccionar.

En la segunda etapa apareció sobre el césped la clásica (y bellísima) pelotaTango blanca pero nada cambió: el destino estaba escrito a favor de la banda roja. A falta de 7 minutos para el final, River -con un jugador menos por la expulsión de Alejandro Montenegro- definió el resultado. El Beto pateó un tiro libre que se desvió en la barrera (en la mano de Roberto Passucci), y descolocó por completo a Gatti. El 2 a 0 desató el delirio en las dos bandejas visitantes.

El Beto Alonso, suspendido en el aire, ya cabeceó la pelota naranja que se meterá en el arco del Loco Gatti la tarde gloriosa para River del 6 de abril de 1986. Foto: Archivo Clarín.

El Beto Alonso, suspendido en el aire, ya cabeceó la pelota naranja que se meterá en el arco del Loco Gatti la tarde gloriosa para River del 6 de abril de 1986. Foto: Archivo Clarín.

Antes de la función del Beto y esa tarde inolvidable para todos los hinchas de River, en la semana previa solo se hablaba de una cosa, si River debía o no dar la vuelta olímpica.

Pasa que River ya era campeón del torneo 85/86 y su presidente Hugo Santilli recibió llamados desde la Casa Rosada “sugiriendo” que se evitara la celebración en la Bombonera por temor a que todo terminara en violencia.

Al equipo conducido por el Bambino Veira poco le importó el asunto y dio la vuelta igual, en medio de una lluvia de insultos y proyectiles del público local. “Hasta pusieron barrabravas de alcanzapelotas”, contó el Beto.

La vuelta olímpica de River en la Bombonera el 6 de abril de 1986.

La vuelta olímpica de River en la Bombonera el 6 de abril de 1986.

Aquella jornada de ensueño, River formó con Nery Pumpido, Eduardo Saporiti, Oscar Ruggeri, Carlos Karabin, Alejandro Montenegro, Héctor Enrique, Américo Gallego, Roque Alfaro, Norberto Alonso, Luis Amuchástegui y Claudio Morresi. Pero ese 1986 guardaría más emociones para el conjunto millonario: poco después ganaría su primera Copa Libertadores y posteriormente su única Copa Intercontinental.

El Beto Alonso y un beso a la pelota naranja en el museo de River. Foto: Archivo Clarín.

El Beto Alonso y un beso a la pelota naranja en el museo de River. Foto: Archivo Clarín.

Desde la cuenta de Twitter de River recordaron aquella tarde con videos y fotos de lo que definieron como “un día perfecto”. También se sumaron a la celebración el vicepresidente primero, Jorge Brito, y el ex vice Matías Patanian, un fanático de aquel equipo.

Hubo también un mensaje especial de otro de los futbolistas que jugó aquel partido. Claudio Morresi publicó en su cuenta de Twitter: “Se cumplen 35 años del día que dimos la vuelta en la cancha de Boca con River. Un equipo único, que ganó absolutamente todo y que también se dio este gusto”.

Este martes se cumplieron 35 años de una tarde que quedó en la historia: por la pelota naranja, por la magia del Beto Alonso y por aquella vuelta olímpica en la mismísima Bombonera. Una tarde que se sigue recordando y se convirtió en leyenda.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba