Tecnología

el proyecto de Elon Musk para mejorar internet podría hacer que no se vean más las estrellas

Elon Musk, el magnate dueño de Space X y Tesla, tiene en vilo a la comunidad internacional de astrónomos por los efectos que causa en el planeta el proyecto Starlink que ya puso en órbita 1.500 satélites, y prevé que sean 12.000 a mediados de esta década.

Desde mayo de 2019, Starlink realizó 27 lanzamientos en total. Los satélites fueron divisados hasta en Argentina y muchos usuarios de redes sociales -especialmente Twittercompartieron videos en los que se podían ver como una fila de luces que atravesaban el cielo.

Sin embargo, la idea de llevar Internet a todos los rincones del planeta genera preocupación, especialmente entre los astrónomos, quienes señalaron los posibles problemas que causaría esta red de satélites.

Starlink amenaza el trabajo de los astrónomos

Durante el último seminario virtual de astrónomos, operadores de satélites y otras personas relacionadas con el cielo SATCON1 (Satellite Constellations 1), los participantes advirtieron que se podría interferir en las observaciones científicas e inutilizar la mayoría de telescopios terrestres.

Los satélites de Starlink prometen llevar Interne a lugares remotos del planeta. Foto: Reuters.

Los satélites de Starlink prometen llevar Interne a lugares remotos del planeta. Foto: Reuters.

Cees Bassa, un astrónomo holandés, destacó que si se lanzaban miles de estos satélites, como está planeado, cambiaría el “aspecto nocturno”.

“El impacto para la astronomía sería prácticamente el principio del fin de la noche”, explica Didier Queloz, Premio Nobel de Física. “Ves estos satélites porque reflejan la luz del Sol”, agrega.

Entre las conclusiones del evento se encontraron la declaración de que, en el peor de los casos, los diseños de constelaciones de satélites “resultan extremadamente impactantes para los programas científicos más severamente afectados”.

La comunidad internacional de astrónomos cargó contra el proyecto de Internet satelital de Elon Musk. Foto: REUTERS.

La comunidad internacional de astrónomos cargó contra el proyecto de Internet satelital de Elon Musk. Foto: REUTERS.

Como consecuencia, según advirtieron, sería imposible ver las estrellas por la noche. Para evitarlo, la empresa de Musk modificó los satélites con un revestimiento que reduce al 50% su luminosidad, sin que se haya llegado a una solución 100% efectiva.

Sin embargo, ese no era el único inconveniente de Starlink, ya que también podría provocar un campo electromagnético que interfiere con los elementos de medición radiométrica.

Los especialistas reconocen que la compañía de Elon Musk debería dejar de lanzarlos y traer devuelta a la Tierra los que están en órbita, como parte del plan para reducir su impacto en el espacio.

SL


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba