Internacionales

El periodista detenido por Bielorrusia confesó que organizó protestas, pero la familia afirma que fue una declaración forzada

Luego de ser detenido hace poco más de dos semanas por las autoridades bielorrusas en un episodio digno de una películas de espías, el periodista opositor Roman Protasevich apareció en la televisión estatal de Bielorrusia para confesar que efectivamente había intentado derrocar al presidente Alexander Lukashenko.

Con lágrimas en los ojos y marcas visibles en las muñecas, Protasevich, de 26 años, declaró que estaba apareciendo por decisión propia, y que, si bien había criticado gravemente a Lukashenko, había llegado a comprender que el mandatario “estaba haciendo lo correcto, y que lo respetaba“.

Al finalizar la entrevista, el periodista estalló en llanto y afirmó que algún día esperaba poder casarse y tener hijos. Para la familia del periodista, quienes siguieron la entrevista por televisión, era claro que la presentación del hombre estaba lejos de ser espontánea.

En un momento de la entrevista, el periodista Roman Protasevich estalló en llanto. Foto: REUTER

En un momento de la entrevista, el periodista Roman Protasevich estalló en llanto. Foto: REUTER

El padre del periodista, que habló una vez finalizada la emisión del programa donde apareció Protasevich, aseguró que conoce “muy bien a su hijo” y cree “que no diría nunca cosas semejantes, lo doblegaron y lo obligaron a decir lo que era necesario”.

“Nadie debería creer en estas palabras porque fueron extraídas mediante el abuso y la tortura de mi hijo”, agregó el padre, en declaraciones reproducidas por la BBC.

También la dirigente opositora Svetlana Tikhanovskaya habló de una entrevista “condicionada”. Por su parte, el organismo de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), declaró que el video era “evidencia de la brutalidad de las fuerzas policiales”. 

El vocero de la canciller alemana Angela Merkel también se refirió al tema, asegurando que la entrevista con Protasevic en la televisión estatal bielorrusa es “una vergüenza” para Minsk. 

Una protesta pidiendo la liberación de Protasevich en Polonia. Foto: REUTERS

Una protesta pidiendo la liberación de Protasevich en Polonia. Foto: REUTERS

Recordemos que Protasevich, que fue detenido luego de que el avión en el que iba rumbo a Lituania fue obligado a hacer un aterrizaje forzoso, había sido puesto en una lista confeccionada por el gobierno de “individuos involucrados en actividades terroristas” tras las protestas en agosto pasado por la victoria de Lukashenko en una elección que fue ampliamente calificada de fraude.

El régimen respondió con detenciones masivas. Los líderes opositores fueron encarcelados o huyeron del país. Militantes pacíficos y periodistas vieron cómo eran condenados a largas penas de prisión.​

Protasevich es cofundador y ex editor del canal NEXTA en la plataforma de medios sociales Telegram, un medio que que se había convertido en un canal para que los opositores de Lukashenko compartieran información y organicen manifestaciones contra el gobierno.

El periodista había huido del país en 2019, temiendo ser detenido.

Sin embargo, continuó protestando contra el régimen de Lukashenko mientras vivía en el exilio en Lituania, a tal punto que fue acusado de incitar al desorden público y al odio social.

De adolescente, Protasevich ya era un disidente que generaba el escrutinio de las fuerzas del orden. Fue expulsado de una prestigiosa escuela por participar en una manifestación de protesta en 2011.

Fuente: agencias


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba