Tecnología

el Pentágono le paga a Microsoft para usar visores HoloLens

Microsoft ganó un contrato de casi 22 mil millones de dólares para suministrar visores de realidad aumentada HoloLens a las fuerzas de combate del Ejército de Estados Unidos.

La tecnología se basa en este tipo de visores, diseñados inicialmente para videojuegos, la industria del entretenimiento y hasta para usos laborales y médicos.

De hecho, a principios de mes la compañía fundada por Bill Gates había presentado Mesh, una suerte de Teams pero para trabajar con realidad aumentada. Sus usos son de lo más variados, pero principalmente sirven para conectar a equipos remotos y permitirles trabajar en una suerte de realidad virtual.

Funcionarios del Pentágono describieron a la tecnología futurista -a la que el Ejército llama Sistema de Aumento Visual Integrado- como un método para aumentar la información que los soldados reciben del entorno, así como su capacidad para detectar objetivos y peligros.

El sistema proporciona realidad aumentada  e información en el campo de batalla. Foto AFP

El sistema proporciona realidad aumentada e información en el campo de batalla. Foto AFP

Las pantallas de los HoloLens permiten a las personas ver imágenes virtuales superpuestas sobre el mundo físico que está frente a ellos: desde hologramas en mundos virtuales hasta instrucciones para hacer reparaciones que flotan sobre un aparato descompuesto.

El Ejército dice en su página web que los soldados probaron el año pasado los dispositivos en Fort Picket, en Virginia. El sistema podría dar a los soldados ventaja “en los campos de batalla, que son cada vez más urbanos, congestionados, oscuros e impredecibles”.

Un proyecto que comenzó hace 3 años

HoloLens, la tecnología de realidad aumentada de Microsoft. Foto Archivo AP

HoloLens, la tecnología de realidad aumentada de Microsoft. Foto Archivo AP

El Ejército comenzó a probar el sistema de Microsoft mediante un contrato de 480 millones de dólares en 2018, y señaló que los visores podrían ser utilizados tanto en adiestramiento como en combate real.

El nuevo contrato permitirá a Microsoft producir unidades para más de 120.000 efectivos del Ejército. Según la compañía, el contrato representará hasta 21.880 millones de dólares en la próxima década, en virtud de un acuerdo base por cinco años que podría ser ampliado por cinco más.

Se desconoce cómo compaginará esto con la iniciativa de políticas de defensa por 740.000 millones de dólares que el Congreso aprobó en enero después de anular un veto del presidente Donald Trump. La propuesta preveía un incremento 3% a la paga de los soldados estadounidenses, pero incluía recortes a la iniciativa de los visores.

El presidente de Microsoft, Brad Smith, declaró en febrero ante la Comisión de Servicios Armados del Senado que el sistema podría integrar visión térmica nocturna y reconocimiento facial para proveer a los soldados “información analítica en tiempo real” en campos de batalla remotos.

Smith también describió cómo el dispositivo podría servir para planear una operación de rescate de rehenes al usar un “gemelo digital” de un edificio.

Un grupo de trabajadores de Microsoft solicitó en 2019 a la compañía que cancelara su acuerdo inicial con el Ejército con el argumento de que convertiría los campos de batalla del mundo real en un videojuego.

Integrated Visual Augmentation System (IVAS): un ejercicio de entrenamiento del ejército. Foto AFP

Integrated Visual Augmentation System (IVAS): un ejercicio de entrenamiento del ejército. Foto AFP

Microsoft figura entre diversas las compañías tecnológicas que intentaron sorprender al mundo de los videojuegos con deslumbrantes visores de realidad virtual en la última década, aunque sus intentos han fracasado en gran medida.

En 2019, Microsoft dejó de lado las aplicaciones para el consumidor para sus HoloLens de segunda generación, que son la base de los nuevos dispositivos del Ejército.

Sucede que  son muy caros​. Entonces, para el uso doméstico o de entretenimiento, terminan teniendo un mercado muy reducido. 

Aunque Microsoft mostró en fecha reciente una manera de utilizar los visores para divertirse con el exitoso juego Pokemon Go, promueve principalmente los dispositivos como herramientas de trabajo que ayudan de cirujanos, cuadrillas de trabajadores de fábricas y otros.

Algunos empleados, decepcionados

Un cirujano usando los HoloLens de Microsoft en el Royal Hospital de Londres. Foto Archivo Bloomberg

Un cirujano usando los HoloLens de Microsoft en el Royal Hospital de Londres. Foto Archivo Bloomberg

El alcance es más amplio. En primer lugar, el contrato también haría uso de la nube Azure de Microsoft y otorga aún más peso a la multinacional como gran contratista tecnológico del Pentágono.

Microsoft consiguió en 2019 arrebatar un millonario contrato con el Pentágono para servicios en la nube a Amazon, que ha demandado al Gobierno estadounidense por la decisión, que podría costarle 10.000 millones de dólares.

En segundo lugar, no viene sin polémica, sin embargo: algunos empleados de Microsoft han lamentado públicamente que los desarrollos en los que han trabajado, como las “HoloLens”, pensadas para empresas y electrónica de consumo, se hayan convertido en servicios armamentísticos.

“Mesh”, de Microsoft, es para trabajar en realidad aumentada. Permite trabajar en remoto e interactuar con representaciones holográficas de compañeros de trabajo en tiempo real, así como trabajar en modelado tridimensional o visualizar información de un modo casi de ciencia ficción.

Algo alejado para muchos de la idea que está aplicando hoy Microsoft: que sirvan para la guerra.

​Con información de EFE y AP.

SL​


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba