Internacionales

El Papa desiste de un viaje a Escocia y abre una inédita asamblea mundial de obispos

[ad_1]

El Papa no irá en noviembre a Glasgow, en Escocia, para participar con una intervención en la conferencia del clima de las Naciones Unidas y este sábado inauguró con un “Momento de Reflexión” el Proceso Sinodal extendido a todas las iglesias particulares en el mundo, que durará tres años.

Siempre preocupado por los problemas del ambiente como una prioridad de su pontificado, en una reciente entrevista había dicho que pensaba participar en la conferencia de Glasgow que se inicia el martes próximo y concluirá el 12 de noviembre.

El vocero del Vaticano, Matteo Bruni, anunció, en cambio, que la delegación de la Santa Sede será encabezada por el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolín.

No hubo explicaciones oficiales del Vaticano de las razones por las cuales el Papa renunció al viaje, aunque nunca se anunció oficialmente su concurrencia a la asamblea mundial del clima en Escocia.

Pero Francisco dijo en setiembre en una entrevista que su viaje a Glasgow estaba condicionado a su proceso de recuperación. El Papa Bergoglio convalece aún de la operación que sufrió el 4 de julio en el policlínico Gemelli en la que le fueron extirpados 33 centímetros del intestino por una diverticulitis.

Desde que fue dado de alta, diez días después, del policlínico Gemelli, ha progresivamente retomado una intensa actividad, que incluyó un viaje a Budapest y una gira por Eslovaquia en la que se mostró en buena forma física y pleno de vitalidad.

Aunque se recuperó bien de su cirugía intestinal, el Papa todavía está "convalesciente", según sus médicos. Foto: EFE

Aunque se recuperó bien de su cirugía intestinal, el Papa todavía está «convalesciente», según sus médicos. Foto: EFE

Pero sus médicos sostienen que el proceso de convalecencia aún continúa y que el Papa argentino, que cumplirá 85 años en diciembre, debe moderar su actividad.

El Camino Sinodal

Jorge Bergoglio se presentó en buena forma este sábado a la mañana en el Aula Nueva del Sínodo, y abrió con un discurso el Camino Sinodal que durará tres años y del que participarán todas las diócesis del planeta católico.

Se trata de una novedad absoluta porque en el medio siglo de vida de las asambleas mundiales de obispos se realizaron 27 sínodos, pero ninguno con las características del Camino Sinodal.

Esas modalidades y el espíritu que deben presidir el “proceso sinodal integral” fueron explicadas este sábado por el Papa a partir de la idea de “uno en escucha de los otros y todos en escucha del Espíritu Santo”.

El Camino se prolongará durante tres años, no solo en el Vaticano sino en cada iglesia particular de los cinco continentes.

El Papa aprobó el “proceso sinodal integral” que por su extensión en todos los sentidos abarcará muchos temas.

El itinerario comprenderá también a los sínodos de las iglesias orientales católicas y las conferencias episcopales, “con sus expresiones nacionales, regionales y continentales».

El Papa y el cardenal maltés Mario Grech, secretario general del Sínodo de Obispos, este sábado en el Vaticano. Foto: EFE

El Papa y el cardenal maltés Mario Grech, secretario general del Sínodo de Obispos, este sábado en el Vaticano. Foto: EFE

Cambios y descentralización

La voluntad del Papa convirtió en realidad que por primera vez la institución querida por Pablo VI para dar vida a una institución fundamental en la vida de la Iglesia querida por el Concilio Vaticano II, comenzará descentralizada.

El Papa dijo ya en 2015 que deseaba un camino común de laicos, pastores y el obispo de Roma, fortaleciendo la asamblea mundial de obispos y “una sana descentralización”.

En el Momento de Reflexión que hizo partir la prolongada aventura de un Sínodo de tres años extendido a todo el mundo con la participación de millones de laicos, se desarrolló en dos partes: una sesión plenaria y grupos lingüísticos.

Están presentes delegados de las conferencias episcopales, organismos de la Curia Romana y delegados de movimientos laicos.

El domingo 17 las iglesias particulares de todo el mundo iniciarán el Camino Sinodal bajo la presidencia de los obispos diocesanos.

La segunda fase, prevista para marzo de 2023, se llama “continental”, pues su objetivo es dialogar a ese nivel sobre el texto del Instrumentum laboris y realizar un nuevo acto de discernimiento a la luz de las particularidades culturales de cada continente.

La última será la Fase Universal, que culminará en octubre de 2023 con la celebración del Sinodo en Roma, al que acudirán los obispos delegados de las conferencias episcopales nacionales.

En su Momento de Reflexión de este sábado, el Papa dijo que el Espíritu Santo “nos dará la gracia para seguir juntos adelante, escucharnos recíprocamente y para comenzar un discernimiento de nuestro tiempo”.

Aplausos para el Papa al llegar a una audiencia preparatoria para la cumbre mundial del Clima, este sábado en el Vaticano. Foto: AFP

Aplausos para el Papa al llegar a una audiencia preparatoria para la cumbre mundial del Clima, este sábado en el Vaticano. Foto: AFP

Bergoglio destacó que “las palabras claves del Sínodo son tres: comunión, participación y misión”.

Explicó que san Pablo VI “quiso condensar en estas palabras -comunión y misión- las líneas maestras enunciadas por el Concilio Vaticano II.

“Celebrar un Sínodo es siempre hermoso e importante, pero es realmente provechoso si se convierte en expresión viva del ser Iglesia, de un actuar caracterizado por una participación auténtica”, que “es una exigencia de la fe bautismal”.

Francisco advirtió que “los discursos sobre la comunión corren el riesgo de permanecer como intenciones piadosas”.

Y agregó: “Hemos avanzado en este aspecto pero todavía nos cuesta y nos vemos obligados a constatar el malestar y el sufrimiento de numerosos agentes pastorales, de los organismos de participación de las diócesis y las parroquias, y de las mujeres que a menudo siguen quedando al margen”. 

En los últimos meses hubo movimientos de críticas por parte de teóloga y organizaciones femeninas católicas en protesta porque tras 27 sínodos las mujeres que participan invitadas carecen de derecho a voto. Se da el caso de madres superioras de grandes órdenes de monjas que no puedan votar y si lo hagan clérigos y laicos mucho menos representativos . Los reproches han apuntado directamente al Papa reclamándole que “decida el fin de esta injusticia”.

El Papa no recogió estas inquietudes en su Momento de Reflexión. Señaló que “el Sínodo nos ofrece una gran oportunidad para una conversión pastoral en clave misionera y ecuménica”.

“El Sínodo es un itinerario de discernimiento espiritual efectivo”, añadió. “Pero si hablamos de una Iglesia sinodal no podemos contentarnos con la forma sino que necesitamos la sustancia, los instrumentos y las estructuras que favorezcan el diálogo y la interacción en el Pueblo de Dios, sobre todo entre los sacerdotes y laicos”.

Al señalar los peligros que esterilicen el trabajo conciliar, llamó a evitar “la tentación del inmovilismo”. Criticó a quienes dicen «es mejor no cambiar porque siempre se hizo así».

El pontífice advirtió que «quienes se mueven en este horizonte caen en el error de no tomar en serio el tiempo que vivimos. El riesgo es que al final se adopten soluciones viejas para problemas nuevos”.

El Papa argentino invitó “a encaminarnos estructuralmente hacia una Iglesia sinodal, un lugar abierto, donde todos se sientan en casa y puedan participar».

También demandó aprovechar la oportunidad para “ser una Iglesia de la escucha” y una Iglesia “de la cercanía, no solo con la palabras sino con la presencia, que establezca mayores lazos de amistad con la sociedad y con el mundo”.

Finalmente pidió “que este Sínodo sea habitado por el Espíritu Santo, que nos guía hacia donde Dios quiere”.

Vaticano, corresponsal

CB​

[ad_2]
Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba