Internacionales

El incidente con el avión en Bielorrusia “es el resultado del sentimiento de impunidad de Lukashenko”, dice un experto

“Bielorrusia se ha convertido en una fuente constante de incidentes y desafíos peligrosos en la frontera de la Unión Europea”, sentencia Pavel Slunkin, durante una entrevista con Clarín, dos días después de que el régimen de Alexandr Lukashenko desviara un avión de pasajeros para arrestar a un periodista opositor.

Para Slunkin, experto en política nacional y exterior bielorrusa y en sus relaciones con Rusia y con la Unión Europea, “Lukashenko ha internacionalizado una crisis que hasta ahora era principalmente doméstica”.

Antiguo funcionario del Ministerio de Exteriores bielorruso, Slunkin sabe de qué habla. Participó en las conversaciones de Minsk sobre Ucrania y ahora trabaja para el European Council on Foreing Relations. Se formó en Relaciones Internacionales en Bielorrusia, Países Bajos, Estados Unidos y Alemania. Habla bielorruso, ruso, inglés, español, sueco y polaco.

-¿El régimen bielorruso se pasó de frenada desviando el vuelo?

-El secuestro del avión de Ryanair para capturar al periodista opositor Roman Protasevich es el claro recordatorio de que la crisis política en Bielorrusia está lejos de acabar y de que el país se ha convertido en una fuente constante de incidentes y desafíos peligrosos en la frontera de la Unión Europea.

“El secuestro del avión de Ryanair para capturar al periodista opositor Roman Protasevich es el claro recordatorio de que la crisis política en Bielorrusia está lejos de acabar”

"El secuestro del avión de Ryanair para capturar al periodista opositor Roman Protasevich es el claro recordatorio de que la crisis política en Bielorrusia está lejos de acabar"

Pavel Slunkin

Experto en política nacional y exterior bielorrusa

Asaltando un avión europeo, Lukashenko ha internacionalizado una crisis que hasta ahora era principalmente doméstica y ha forzado a la Unión Europea a tomar medidas más fuertes contra su ilegítimo Gobierno. Lo que pasó con el avión de Ryanair es el resultado triste y elocuente de la falta de una política europea clara hacia Bielorrusia en los últimos nueve meses y del sentimiento de impunidad de Lukashenko.

-¿Se cree intocable?

-Lo claro es que tolerar un comportamiento así reaccionando de forma impropia o insuficientemente fuerte será leído en Minsk como una luz verde para más acciones. Después de la reacción solidaria de los dirigentes europeos y de sus comunicados, las autoridades bielorrusas intentaron rebajar la tensión y justificar sus acciones por temor a consecuencias severas e indeseables. Esa reacción rápida y solidaria tiene que ser la regla.

-¿Cuál debe ser el próximo movimiento europeo?

-La Unión Europea no debe reaccionar sólo a este incidente específico sino estudiar una respuesta que se centre en resolver la crisis política en Bielorrusia. La Unión debe cambiar cualitativamente su aproximación a Bielorrusia y no sólo actuar por lo que pasó ahora. Si no se invierte lo suficiente en la solución a la crisis actual (que se arrastra desde las presidenciales de agosto) la Unión Europea se verá frente a numerosos desafíos peligrosos.

“Podemos decir que las acciones de las autoridades bielorrusas pusieron en peligro la vida de 126 personas. Y que la razón fue el deseo de capturar a un opositor al régimen.”

-¿Le parecen adecuadas las sanciones anunciadas?

-La reacción no debería limitarse sólo a restricciones de vuelos desde y hacia Bielorrusia. Esa es sólo una de las esferas en las que Bielorrusia viola sus obligaciones internacionales y nacionales. Es importante recordar que las fronteras terrestres de Bielorrusia están ahora mismo ya cerradas a cualquier salida. Prohibir los vuelos desde Bielorrusia impedirá huir a quienes son perseguidos.

-¿Además de las sanciones qué más podría hacer Bruselas?

-Podría por ejemplo nombrar a un representante especial para Bielorrusia, cuyo mandato no sólo incluyera vigilar la situación en el país e informar regularmente sino reconciliar los diferentes puntos de vista sobre Bielorrusia que hay entre los gobiernos europeos. Eso ayudaría a sostener el foco en Bielorrusia y a diseñar mejor las acciones europeas.

-¿Podemos hablar de ‘terrorismo de Estado’ como han hecho algunos dirigentes europeos?

-Podemos decir que las acciones de las autoridades bielorrusas pusieron en peligro la vida de 126 personas. Y que la razón fue el deseo de capturar a un opositor al régimen. Como lo llamemos no es importante. Las palabras no importan mucho para los actuales dirigentes bielorrusos, sólo miran las acciones. Si llamas a algo “terrorismo de Estado” debes estar preparado para responder de forma apropiada. ¿La UE lo está?

Alexander Lukashenko. Foto: dpa

Alexander Lukashenko. Foto: dpa

-¿Cree que Minsk tenía el visto bueno de Moscú antes de desviar el avión?

-La primera reacción al incidente desde Moscú fue de precaución. Rusia ni ha condenado ni ha apoyado las acciones de Bielorrusia y ha llamado a hacer una investigación antes de sacar conclusiones o de emitir comunicados. Hasta ahora no tenemos suficiente información para decir qué papel jugó Moscú en esto, sólo especulaciones.

-¿Bruselas puede tratar por separado a Rusia y a Bielorrusia?

Sí. Unir los casos de Bielorrusia y Rusia en un solo paquete de sanciones o en una sola estrategia occidental jugaría a favor de Lukashenko. Una presión de Occidente que fuera conjunta contra Rusia y Bielorrusia permitiría a Minsk pedir compensaciones a Moscú e incrementaría el papel de Rusia en Bielorrusia. La fuerza de la Unión Europea tiene que estar en buscar las contradicciones entre Moscú, que quiere más control sobre Bielorrusia. Y Lukashenko. que quiere mantener el control absoluto del país.

Bruselas, especial

ap​

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba