Deportes

El imposible récord Guinness que logró el golfista inglés Marcus Armitage

El golfista Marcus Armitage escribió su nombre en el Libro Guinness al romper un récord insólito. El inglés, ganador de cuatro títulos a nivel profesional, embocó una pelotita de golf con un drive de casi 300 metros en un BMW descapotable que circulaba a 180 kilómetros por hora. Eso sí, necesitó varios intentos para cumplir el desafío, que se realizó en una antigua estación de la Real Fuerza Áerea británica en Yorkshire.

​El Tour Europeo y la empresa estadounidense Callaway Golf, fabricante de palos, bolas y accesorios de este deporte, convocaron a Armitage y a su compatriota Paul O’Neill, un expiloto de automovilismo que compitió en muchas categorías británicas y que fue el encargado de manejar el auto durante el reto.

El objetivo era mejorar la marca de 273 yardas (unos 249 metros) que habían establecido en 2012 el jugador Jake Shepherd y el afamado piloto David Coulthard, quien llegó a correr en la Fórmula 1 entre 1994 y 2008 y fue subcampeón de la máxima categoría en 2001.

​El primer tiro de la jornada, que arrancó a las 8.30 de la mañana, estuvo muy cerca, pero picó en el asfalto de la pista. Unas tres horas más tarde, y tras muchos otros intentos fallidos, la pelotita finalmente rebotó en uno de los asientos del auto y quedó sobre el tablero.

O’Neill lanzó un grito gutural al aire y, del otro lado de la pista, Armitage celebró como si hubiera ganado uno de los cuatro Majors de golf. Hasta se sacó la remera y la revoleó con fuerza. Pero en la revisión del video se dieron cuenta de que se habían quedado cortos: el BMW no estaba lo suficientemente lejos cuando la bola había ingresado.

Decididos a lograrlo, siguieron probando una y otra vez. Hasta que, cuando el reloj marcaba casi las 5 y media de la tarde, lograron el objetivo. La pelotita rosada partió del palo de Armitage y cayó justo en el asiento del acompañante del auto, a 303 yardas de distancia (unos 277 metros). ​

“Esto es un récord mundial“, se escuchó decir a alguien por radio. Y los dos protagonistas del desafío estallaron en un nuevo festejo.

El golfista se animó incluso a subirse al auto junto al piloto y dar unos giros en la pista, como suelen hacer los grandes campeones en las diferentes categorías del automovilismo. ​

“¡Qué placer absoluto que fue este desafío! Gracias Paul O’Neill, sos una estrella. Y gracias a todos del Tour Europeo!”, escribió Armitage en su cuenta de Twitter, en la que compartió el video de una jornada histórica, que se hizo viral en cuestión de horas. ​

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba