Deportes

el fenómeno de Thomas Tuchel y una escuela alemana que tiene un gurú que pocos conocen y arrasa en Europa

Tres nombres y una nación: Thomas Tuchel (47), Hans-Dieter Flick (56), Jürgen Klopp (53) y Alemania. Tres entrenadores unidos por una misma copa: la soñada Champions League. Y una apresurada reformulación a un antiguo saber popular: el fútbol ya no es ese deporte en el que juegan 11 contra 11 y siempre ganan los alemanes; ahora, el fútbol es ese deporte en el que juegan 11 contra 11 y siempre ganan los equipos dirigidos por los alemanes. La introducción en tono risueña viene a cuento porque los últimos tres clubes que ganaron la Champions League (Chelsea, Bayern Munich y Liverpool) fueron comandados por técnicos de origen teutón. 

Una pista interesante para intentar develar el secreto de porqué son tan exitosos los técnicos alemanes se puede buscar en el documental Trainer!, de Aljoscha Pause, estrenado en 2013. La película sigue en el día a día a los técnicos de FC Heidenheim, FC Saint Pauli y Stephan SC Paderborn 07, equipos que se encontraban en distintas categorías del ascenso del país germano. Y en las dos horas que dura la cinta -solía estar disponible en Netflix– lo que asombra es el profesionalismo con el que trabajan. No hay nada librado al azar, ni de parte de los cuerpo técnicos ni de los directivos.

Lo llamativo es que se trata de clubes de relieves menores, pero con ideas y cabezas de élite. La producción sirve para analizar en qué contexto se forman los entrenadores. Vale recordar que Tuchel comenzó su carrera de DT con los juveniles de Augsburgo II, Flick con el Hoffenheim, en la tercera categoría, y Klopp en el Mainz, en la segunda categoría. Un dato que hermana a los tres laureados técnicos: todos debieron retirarse como futbolistas por lesiones.

Klopp, el líder de una generación exitosa de técnicos alemanes. Foto: AFP

Klopp, el líder de una generación exitosa de técnicos alemanes. Foto: AFP

Estudio y pasión parece ser la fórmula de los alemanes. Tuchel es ahora el entrenador más destacado de Europa: fue echado por la puerta de atrás del PSG, con el había llegado a la final de la Champions League 2020, y comandó a Chelsea, de andar irregular con Frank Lampard, hasta la victoria 1-0 ante Manchester City de Pep Guardiola, uno de sus referentes.

“Thomas vive el fútbol. Tiene pasión y ganas de querer saberlo todo y mejorar. Está las 24 horas del día pensando en su equipo, los rivales y el fútbol en general. Me gusta eso de él. Tenemos la misma pasión por el juego”, lo describió hace unos años Pep.

Flick hizo historia con el Bayern y ahora dirigirá la Selección de Alemania. Foto: AFP

Flick hizo historia con el Bayern y ahora dirigirá la Selección de Alemania. Foto: AFP

Es un entrenador metódico Tuchel. Y de carácter fuerte, por lo que suele tener algunos roces con los futbolistas. Está en todos los detalles y hasta les puede sugerir, apoyado por la tecnología, qué deben comer y cuántas horas deben descansar, según los minutos que hayan jugado y sus características corporales.

Otras perlitas: ha entrenado con pelotas más chicas de las habituales para mejorar los controles; ha mandado a un jugador a cortarse el pelo de otra manera porque no iba con la filosofía del club; y hasta hizo entrenar a Matts Hummels, campeón del mundo en Brasil 2018, sosteniendo un objeto con sus manos “para que se acostumbre a no sujetar a los rivales”.

Si bien son diferentes, se puede trazar un paralelismo entre el Chelsea de Tuchel, el Bayern de Flick y el Liverpool de Klopp: manejan a la perfección el juego de posesión como también el de transiciones rápidas. Y bastante más: físicamente son descomunales.

En familia. Tuchel después de alzar la Orejona. Foto: EFE

En familia. Tuchel después de alzar la Orejona. Foto: EFE

Hay un cierto anhelo nostálgico en algunas secciones del fútbol alemán por personajes más locos. Pero esos días quedaron atrás. Los jugadores que se comportaban de ese modo no podrían funcionar debido a las exigencias físicas del juego. El fútbol se ha vuelto tan rápido e incesante que solo atletas en plenas condiciones pueden tener éxito“, escribió el entrenador Ralf Rangnick en el portal The Coaches Voices.

¿Quién es Rangnick? Una suerte de Marcelo Bielsa alemán, un técnico de 62 años que no tuvo pasos rutilantes por clubes grandes pero que ha marcado a fuego a la actual generación de técnicos. Incluso muchos lo nombran como el gran maestro de la nueva escuela. 

La final en Portugal de la Champions League profundizó la sensación de que los entrenadores alemanes está a la vanguardia en el fútbol. Perfeccionistas, ambiciosos y estudiosos, los germanos siempre fueron grandes formadores. Ahora también se acostumbraron al éxito.  

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba