Economía

El dólar blue sigue imparable en Argentina; prevén que impacte en Uruguay cuando se abran las fronteras

En Argentina el dólar blue volvió a subir este miércoles. La cotización paralela subía 1 peso argentino para situarse en 180 pesos para la compra y 183 para la venta. De esta manera, continúa con la tendencia alcista que viene mostrando durante las últimas semanas.

Con esta última variación al alza, el billete que opera en el mercado informal alcanzó un nuevo máximo en lo que va del año, una marca que últimamente ha estado superando todos los días. A la vez, se mantiene en el nivel más alto desde finales de octubre del año pasado, cuando llegó al récord de 195 pesos.

Tras el último incremento, el dólar paralelo amplía a casi 90% la brecha frente al tipo de cambio mayorista, que el miércoles abrió en 96 pesos argentinos por unidad, tres centavos arriba del cierre de martes. Respecto al minorista, en tanto, la brecha se sitúa en casi 80%, según informó El Cronista.

El director ejecutivo del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), Ignacio Munyo, afirmó este martes que el valor del dólar blue se “multiplicó por tres” desde la asunción del presidente Alberto Fernández.

“Es un tema relevante para nuestro país. En situación actual de frontera cerrada tiene un impacto prácticamente nulo, pero en la medida en que el comercio uruguayo pueda tener acceso al mercado argentino va a generar un impacto natural de encarecimiento fuerte relativo de nuestro país con respecto a Argentina como hacía mucho tiempo que no se veía”, advirtió. 

Además, el economista añadió que habrá “impacto” en el comercio del litoral y en Montevideo cuando se liberen las fronteras. Esto ha pasado varias veces cuando la diferencia cambiaria hace que Argentina gane en atractivo para que los consumidores uruguayos crucen la frontera para hacer sus compras. Por ejemplo, cuando la brecha de precios se hace importante quienes viven en el litoral cruzan a comprar alimentos y artículos del hogar y también alienta el turismo de compras.

El cierre de fronteras por la pandemia dio un respiro a comerciantes de Salto y Paysandú, que aumentaron sus ventas. Sin embargo, la apertura parece estar más cerca que antes y eso plantea el interrogante de qué pasará.

.

Inflación en 50%

Una “ayuda”, según Munyo es “la inflación tan grande” en el país vecino que en parte “licua” y hace que los precios suban en Argentina. En los 12 meses a junio la inflación fue de 50,2%.

“Semejante tasa de inflación, que está entre las más altas del mundo, se da a pesar de que en Argentina hay controles de precios y fuertes subsidios a los servicios públicos. Tanto los controles como los subsidios dan lugar a aumentos menores de precios e inciden en el IPC. En el caso de los subsidios, además, hay un importante impacto fiscal: en los primeros cinco meses de este año, alcanzaron al 10% del gasto público, habiendo subido 94% con relación al mismo período del año pasado”, consignó el último Observatorio de la Coyuntura Económica de la UCU.

Las expectativas para este año alcanzan al 48% y en el promedio de los últimos 15 años se ubica en torno al 32% habiendo fluctuado en un rango entre un mínimo de 18,5% en 2009 y un máximo de 53,8% en 2019.

Por otro lado, ese informe explica que en los últimos meses el dólar oficial ha venido subiendo muy por debajo de la inflación, con lo que se pretende contribuir a su enlentecimiento: en cada uno de los últimos cuatro meses, el IPC subió dos puntos más que el tipo de cambio oficial.

“En Argentina se espera que todo este castillo de naipes se mantenga intacto al menos hasta las elecciones de noviembre. Pero, al mismo tiempo, alienta expectativas de que después que ellas transcurran, haya ajustes en los precios relativos (de los servicios públicos y el tipo de cambio)”, dice el reporte.

Una década perdida

Munyo dijo que la economía del país vecino tendrá un rebote de 6% en 2021 tras la caída de 10% en 2020. Aun así quedará por debajo de los niveles precovid y 4,2% debajo de una década atrás. “En diciembre de 2021 Argentina es más chica que lo que era 10 años atrás. Argentina ha tenido una década pérdida”, afirmó.

El economista señaló que las elecciones de setiembre (PASO) y de noviembre (legislativas) son claves. Eso está haciendo que todas las decisiones de gobierno “se estén pateando para adelante”, dijo. “Se festeja mucho haber logrado postergar las negociaciones con el Club de París y con el Fondo Monetario. No hay acuerdo posible con el FMI que no tenga un ajuste fiscal atrás”, afirmó.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba