Uruguay

El 80% de los ingresados a CTI en abril era obeso

Ocho de cada diez pacientes que ingresaron a CTI durante el mes de abril por covid-19 eran obesos, según información recopilada por la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI). Es decir, de las 1.281 personas que ingresaron a cuidados intensivos en los primeros 28 días del cuarto mes del año, 1.025 tenían obesidad. 

“Se trata de personas que tienen un Índice de Masa Corporal estimado superior al 30%”, explicó a El Observador el presidente de SUMI, Julio Pontet. Mientras que el sobrepeso se estima a partir del 25%, la obesidad es a partir del 30%. 

Pontet agregó que muchas de esas personas solo tienen esa comorbilidad y, además, esto lleva a que cambie el perfil de los ingresos porque baja la edad promedio ya que muchos son jóvenes. 

“Hay que priorizar las medidas de prevención en esta población porque después que llegan a CTI parte del partido está perdido. La mortalidad es entre dos y tres veces mayor que el promedio general”, explicó el médico intensivista. 

Si bien existe una asociación temporal con el ingreso de la variante P1 al país, proveniente de Brasil, y esta cambio en el perfil de los ingresados todavía no hay elementos suficientes para vincular ambos fenómenos, según informó El País. 

Se trata de un tema que el presidente de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani, puso sobre la mesa este miércoles. “Con quien ha sido más voraz (la P1), y sobre todo en el paciente joven, es el paciente con sobrepeso y obeso”, dijo en rueda de prensa tras inaugurar nuevas camas de CTI en el Hospital Maciel. 

Si bien ya se sabía que las personas con sobrepeso y obesidad eran más propensas a contraer casos graves de covid-19, Uruguay todavía no tenía datos de este tipo en cuidados intensivos. 

Hay factores biológicos que explican esta situación. Las personas obesas tienen menos defensas y un estado inflamatorio permanente. “Hay una molécula que produce la infección viral, denominada interferón, que lo que hace es inhibir la reproducción viral. Los obesos tienen mucho menos de esa molécula”, explicó Pontet. Además, la respuesta celular (linfocitos) es menor por lo que se defienden menos de las infecciones en general y particularmente de las virales. 

Las personas que sufren esta comorbilidad tienen un “estado inflamatorio crónico” y el covid-19 genera también una inflamación por lo que el punto de partido es más alto. “Se va generando un sesgo de selección en lo que nosotros vemos como pacientes más graves”, agregó. 

Pero los problemas no terminan allí. También existen dificultades a la hora de realizar los tratamientos porque son pacientes “más difíciles de trasladar”, para algunos se precisan camillas especiales y algunos tomógrafos (las camillas) no soportan más de 150 kilogramos. Este tipo de pacientes, explicó el médico intensivista, también son más difíciles de intubar porque el pulmón queda como “encarcelado” en un torax menos expandido. 

“El resultado termina siendo que además el riesgo de necesitar ventilación es más alto y también la mortalidad”, concluyó.

En 2020, cuando la circulación  viral era mucho menor, la obesidad fue la quinta comorbilidad más repetida entre los fallecidos y solo uno de cada cinco fallecidos la padecía, según un informe del comité técnico creado para evaluar las muertes con coronavirus. Esto se puede deber a que algunas de las poblaciones más vulnerables (ancianos, diabéticos, hipertensos) ya comenzaron a ser inmunizados y por eso cambia el perfil de los ingresos. Pero son datos totalmente preliminares. 

Incluso, Cipriani habló de un caso específico de una persona de 27 años que está internada en el Hospital Maciel “muy grave” y que es obesa. “Pedimos que se cuiden (las personas con sobrepeso y obesidad), usen todas las medidas”, agregó Cipriani. 

Pontet agregó que ya existen estudios a nivel internacional que adelantaban lo que ahora se está dando en Uruguay. Particularmente en Estados Unidos, el país con la mayor tasa de obesidad en adultos del mundo, se realizaron estudios que tuvieron en cuenta esta variable. En marzo, el 78% de los hospitalizados padecían sobrepeso u obesidad, planteaba un informe del Departamento de Salud.

En Uruguay se estima que más de seis de cada diez personas (65%) tienen sobrepeso u obesidad, según un informe de 2019 de la agencia de Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).  

También existen algunas hipótesis de que la P1 ataca más a las personas jóvenes pero todavía no hay evidencia consolidada al respecto, lo que también podría estar vinculado a la disminución de la edad en los ingresos. Según el último informe del área de modelos del Grupos Asesor Científico Honorario (GACH), el 60% de los positivos de abril se concentran entre personas de 18 a 49 años. 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba