20 junio, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Dictadura: García defiende acceso a información

URUGUAY – Javier García defiende entrega de información negada por gobiernos anteriores sobre desaparecidos. Javier García, senador del Partido Nacional y exministro de Defensa, ha sido contundente en sus declaraciones respecto a la identificación de los restos de Amelia Sanjurjo, una detenida-desaparecida durante la dictadura cívico-militar de Uruguay (1973-1985). García destacó la transparencia de su gestión en comparación con administraciones anteriores, subrayando su compromiso con la entrega de información relevante a los familiares de las víctimas.

En una entrevista reciente, García afirmó: “No hay ningún dato objetivo que diga que información que se tuvo no se dio. Yo entregué información que el propio gobierno anterior había negado a familiares, y es un dato objetivo”. El exministro se refirió específicamente a un pedido de acceso a información relacionado con el tribunal de honor del excoronel Gilberto Vázquez, que había sido ignorado durante el último año del gobierno de Tabaré Vázquez. García señaló que, tras asumir el cargo, ordenó buscar dicha información y en cuestión de horas la entregó a los solicitantes.

García, quien dirigió el Ministerio de Defensa entre 2020 y 2024, aseguró que durante su mandato se procesaron más de 400 solicitudes de acceso a la información, en comparación con un promedio anual de 16 en los 11 años anteriores. “Recibimos en cuatro años un promedio de 100 pedidos de acceso por año. Además de 285 pedidos de información, no por la vía de la ley de acceso a la información, sino la Institución de Derechos Humanos, Fiscalía, etc.”, explicó. Estas cifras reflejan, según García, un notable aumento en la transparencia y la respuesta a las demandas de información durante su gestión.

La identificación de Amelia Sanjurjo es un caso emblemático en la búsqueda de justicia para las víctimas de la dictadura uruguaya. Los restos óseos de Sanjurjo fueron hallados el 6 de junio de 2023 en el Batallón 14 de Toledo. Sanjurjo, militante del Partido Comunista, trabajaba como empleada en una editorial y fue secuestrada el 2 de noviembre de 1977 en un operativo del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA). Durante su detención, fue llevada a La Tablada, un centro de detención y tortura.

La Comisión para la Paz, creada en 2000, y diversas organizaciones de derechos humanos han trabajado arduamente en la búsqueda de desaparecidos. Los hallazgos en el Batallón 14 de Toledo no solo arrojan luz sobre el destino de Sanjurjo sino que también reavivan las demandas de verdad y justicia de sus familiares y de la sociedad uruguaya en general.

García subrayó que las negaciones de información no fueron responsabilidad de las autoridades militares, sino de las políticas del gobierno anterior. Este punto es crucial en el debate sobre la transparencia y la rendición de cuentas en el manejo de información sensible relacionada con violaciones de derechos humanos durante la dictadura.

Además, la gestión de García en el Ministerio de Defensa no solo se enfocó en la entrega de información sino también en la colaboración con instituciones de derechos humanos y la Fiscalía. Estas colaboraciones resultaron en el esclarecimiento de varios casos de desaparecidos, contribuyendo al proceso de justicia y reparación.

El caso de Amelia Sanjurjo y las declaraciones de García ponen de relieve la importancia de la transparencia gubernamental y el acceso a la información en procesos de justicia transicional. La capacidad del Estado para responder adecuadamente a las demandas de los familiares de las víctimas es esencial para la reconciliación y la construcción de una sociedad más justa y democrática.

El legado de la dictadura cívico-militar en Uruguay sigue siendo un tema delicado y doloroso. La identificación de desaparecidos como Sanjurjo no solo proporciona un cierre a sus familias sino que también reafirma el compromiso del país con la memoria y la verdad. El camino hacia la justicia es largo y complejo, pero cada paso hacia la transparencia y la rendición de cuentas es fundamental para sanar las heridas del pasado.