Internacionales

detienen al exprincipe heredero por complotar contra el rey

Una severa crisis política interna está sacudiendo a la monarquía de Jordania, un aliado clave de Estados Unidos en Oriente Medio.

El rey Abdullah II inició una purga dentro de la cúpula de gobierno, que incluyó el arresto domiciliario del exprincipe heredero, Hamza, y de varios altos funcionarios por conspirar contra el monarca.

Mientras la monarquía negaba esta situación, el príncipe Hamza envió un video a la BBC donde confirmó que está confinado bajo vigilancia. Sostuvo que el jefe del Estado Mayor del ejército fue a su casa y le dijo que “no estaba autorizado a salir de ella”.

Hamza asegura que no participó en ninguna conspiración y que “no es responsable de la degradación de la gobernanza, la corrupción y la incompetencia” de las autoridades de su país.

El príncipe Hamzah, hijo del difunto rey Husseim y medio hermano del rey Abdallah II. (AFP)

El príncipe Hamzah, hijo del difunto rey Husseim y medio hermano del rey Abdallah II. (AFP)

El príncipe Hamza, hijo mayor del difunto rey Husseim y medio hermano del rey Abdallah II, era el heredero de la corona, pero el título fue transferido al rey actual.

Hay alrededor de 20 detenidos. Entre ellos se encuentran Sharif Hassan Bin Zaid y Basem Ibrahim Awad Allah. El primero está vinculado al príncipe Ali Ben Hussein, hermano del rey; mientras el segundo era jefe de la oficina de la Casa Real.

De acuerdo a la agencia oficial jordana Petra, los arrestos se realizaron “después de una cuidadosa supervisión de la seguridad”, y debido a “una amenaza para la estabilidad del país”.

Un funcionario de Inteligencia citado por el Washington Pot señaló que el plan de los rebeldes estaba “bien organizado” y con “vínculos en el extranjero”, aunque no reveló si la idea era destituir al rey y tomar el poder.

El rey Abdullah II de Jordania inició una purga por una supuesta conspiración en su contra. (AP)

El rey Abdullah II de Jordania inició una purga por una supuesta conspiración en su contra. (AP)

Jordania se vio muy afectada económicamente por la pandemia del covid-19, así como por las consecuencias de oleadas masivas de refugiados de Siria, su vecino del norte.

El rey Abdullah ha gobernado el país desde la muerte del rey Hussein en 1999 y ha cultivado estrechos lazos con una sucesión de presidentes estadounidenses.

El reino, sin grandes recursos, es un socio importante en la campaña dirigida por Estados Unidos contra el ISIS y los yihadistas en la región, y ha ayudado a las fuerzas estadounidenses en operaciones de seguridad en todo el mundo.

Por eso hoy Washington expresó su apoyo a la monarquía. El vocero del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, afirmó que el gobierno de Joe Biden “seguía de cerca” la situación.

“Estamos en contacto con los funcionarios jordanos. El rey Abdalá es un socio clave de Estados Unidos y tiene nuestro apoyo total“, afirmó.

Arabia Saudita, otro aliado importante de Jordania, también se expresó en el mismo sentido. “Apoyamos al reino de Jordania y a las decisiones y medidas tomadas por el rey Abdalá II y el príncipe heredero Husein para salvaguardar la seguridad y la estabilidad”, dijo en un comunicado.

DV


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba