Deportes

Delbonis perdió el primer set y caía 4-0 pero lo dio vuelta en un partidazo

El sorteo del Masters 1000 de Madrid no fue benévolo con los argentinos. Federico Delbonis, por ejemplo, había quedado frente a frente en primera ronda con Pablo Carreño Busta, número 12 del mundo, especialista en polvo de ladrillo y campeón este año en Marbella sobre esa superficie. Pero el azuleño, 77° del ranking y proveniente de la clasificación, sacó pecho ante un rival superior, al menos en los papeles, y se llevó una gran victoria en su debut en el certamen español.

El argentino, que había derrotado a su compatriota Juan Ignacio Londero en la última ronda de la qualy, tuvo que luchar desde atrás todo el partido. Pero tras ceder el primer parcial y arrancar 0-4 en el segundo, logró revertir la historia y se impuso por 3-6, 6-4 y 6-3 tras poco más de dos horas de juego.

“Al principio no sentía nada. Me empecé a reír porque nunca había jugado con porcentajes tan bajos como en el primer set. No encontraba mi saque y de ahí mi juego se iba desmoronando”, comentó el argentino tras la victoria.

“De a poco fui encontrando sensaciones, vi que también Pablo comenzó a errar. Empecé a pensar punto por punto. De repente, gané 6 juegos seguidos y me llevé el segundo set. Y en el tercero ya estaba muy metido. Creo que jugué un gran tenis”, agregó.

Carreño, ex top 10 del ranking, sacó ventaja con un quiebre en el primer set y llegó a estar 4-2 arriba. El argentino recuperó su saque y achicó la diferencia, pero volvió a ceder el servicio en el siguiente game para quedar 3-5 abajo. Y el español cerró luego el parcial sin problemas.

En el segundo, el europeo se puso 4-0 con dos quiebres y parecía tener controlado el encuentro. Pero con nada que perder, Delbonis consiguió igualar el marcador 4-4. Y luego, tras ganar su game de servicio para el 5-4, levantó la presión, consiguió un nuevo break y se quedó con el set.

El argentino también la peleó de atrás en el capítulo final, porque Carreño se adelantó 3-2 con un quiebre. Pero no bajó los brazos y, con paciencia, logró dar vuelta un set muy parejo. Primero igualó el marcador 3-3; luego quebró en el noveno game (5-4) y a continuación selló el triunfo en su cuarto match point.

Su próximo rival será el ganador del choque entre el estadounidense Taylor Fritz, 30° del mundo, y otro español, Albert Ramos, 37°, quienes jugarán este martes.

Delbonis se metió en el cuadro al superar en el cierre de la qualy a Juan Ignacio Londero. Foto EFE/ JuanJo Martín

Delbonis se metió en el cuadro al superar en el cierre de la qualy a Juan Ignacio Londero. Foto EFE/ JuanJo Martín

De superar esa ronda, Delbonis chocaría en octavos de final con un italiano, Fabio Fognini (28°) o Matteo Berrettini (10°). Y en cuartos, su rival podría ser el ruso Daniil Medvedev, segundo preclasificado.

Este martes, además, debutará Guido Pella, quien también tendrá un compromiso complicado. Enfrentará en primer turno -a las 6 de nuestro país- al italiano Jannik Sinner, de 19 años y uno de los grandes talentos de la NextGen.

El bahiense, 55° el ranking, viene de vivir una semana agridulce en Munich. En el torneo alemán superó en el debut al bielorruso Egor Gerasimov y cortó una racha de cuatro derrotas consecutivas. Había perdido en el debut en el Abierto de Australia, el ATP 250 de Cagliari, el Masters 1000 de Montecarlo y el ATP 500 de Barcelona.

Vale recordar, de todas maneras, que tras el Grand Slam oceánico, cuando planeaba disputar el torneo de polvo de ladrillo de Córdoba, dio positivo por coronavirus y, debilitado físicamente por el virus, recién pudo volver al circuito en abril.

Su triunfo en Munich cortó esa sequía de festejos, pero la alegría le duró poco. Porque en el siguiente partido, en octavos, se retiró entre lágrimas por una lesión en el aductor derecho cuando le ganaba 6-4 y 0-2 a John Millman.

Ya recuperado, se presentará en Madrid ante un rival difícil. Número 18 del mundo, Sinner viene de caer en la segunda ronda de Montecarlo ante el serbio Novak Djokovic y de jugar las semifinales de Barcelona frente al griego Stefanos Tsitsipas.

Si supera al italiano, el bahiense jugaría en segunda ronda con el ganador del duelo entre el alemán Jan-Lennard Struff (40°) y el australiano Alexei Popyrin (76°), un choque más accesible. Pero en octavos se cruzaría en su camino nada menos que Rafael Nadal, máximo favorito.

Diego Schwartzman tampoco tiene un camino sencillo por delante. El Peque, número nueve del mundo y séptimo preclasificado, arrancará en segunda ronda -probablemente el miércoles- ante el ruso Aslan Karatsev, una de las grandes sorpresas de este 2021.

El número 27° del ranking está viviendo el mejor año de su carrera. Fue semifinalista en Australia, donde arrancó en la qualy, venció justamente a Schwartzman en tercera ronda (único duelo entre ambos) y se despidió luego ante Djokovic. Además, gritó campeón en Dubai y viene de jugar la final en Belgrado, donde perdió el título con Matteo Berrettini. Este lunes, debutó en Madrid con un victoria por 7-5 y 6-4 frente al francés Ugo Humbert (32°).

El porteño, en tanto, no comenzó del todo bien la gira de polvo de ladrillo, con una temprana eliminación en el debut en Montecarlo ante Casper Ruud. Pero levantó el nivel y alcanzó los cuartos en Barcelona (perdió con Carreño Busta).

Esta semana, buscará seguir mejorando su tenis y alimentando su confianza para llegar de la mejor manera a Roma y Roland Garros, los dos torneos en los que brilló el año pasado. En la capital italiana sumó su primera victoria ante Nadal en cuartos y luego perdió al final con Djokovic y en París, fue eliminado en semis por el mallorquín.

En el horizonte del Peque aparecen el canadiense Denis Shapovalov como posible rival de octavos; Tsitsipas (cuarto favorito y campeón hace unos días en Montecarlo), con quien se cruzaría en cuartos; y Medvedev, en semifinales.

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba