Tecnología

Consejos para mejorar la conexión de WiFi en casa

Una buena conexión WiFi en los hogares se convirtió en un requisito imprescindible en épocas de pandemia. El aumento del teletrabajo, la educación a distancia y el uso de las plataformas de contenido digitales como parte vital del entretenimiento han hecho que internet sea un bien de primera necesidad.

El Wi-Fi es el método de conexión predilecto de los usuarios, como demuestra el hecho de que el 50 % del tráfico mundial de internet se produce a través de WiFi.

El primer paso para tener una buena conexión es que la propia conexión a internet que el usuario contrate también lo sea. Lo mínimo para sostener varios teléfonos y una computadora y es que sea de 15 MB.

Para aprovechar los contenidos en streaming en ultra alta definición (UHDV), jugar en lína y descargar archivos de gran tamaño, lo indicado es optar por una velocidad de 50MB.

Los expertos recomiendan comprobar si en el domicilio hay cobertura para instalar fibra óptica, ya que esta tecnología es por lo general mucho más rápida que el ADSL.

La cantidad de megabytes determina la potencia de la conexión.

La cantidad de megabytes determina la potencia de la conexión.

Además, la fibra óptica suele ofrecer velocidades simétricas -una velocidad de subida equivalente a la de bajada– lo cual también supone “una enorme ventaja” respecto al ADSL.

En este contexto, los expertos de la compañía Devolo, que diseñaron un sistema que utilizan la red eléctrica para transmitir la señal, ofrecen una serie de consejos para sacarle el máximo partido.

La primer medida, antes de tomar cualquier acción, es consultar al servicio técnico para garantizar que no exista un problema en la línea.

La clave del router

El router es la pieza clave de cualquier conexión.

El router es la pieza clave de cualquier conexión.

Para muchos usuarios, el problema suele ser el alcance del ‘router’. Esto se detecta fácilmente si el WiFi es demasiado lento o la señal se pierde constantemente o es muy débil.

Cuando esto ocurra es importante comprobar dónde está ubicado este dispositivo ya que muchas veces se encuentra alejado en un rincón, detrás de algún mueble u objeto o incluso en el sótano.

Para evitar estos problemas, lo ideal es colocarlo en un espacio central de la casa y en una posición poco elevada afín de que la señal se distribuya por todos los rincones de la casa.

También es importante evitar que esté bloqueado por otros objetos que estén frente a él o a su alrededor.

En caso de que el ‘router’ cuente con antenas, estas se pueden orientar en diferentes ángulos para mejorar la recepción.

Los expertos explican que si el router es antiguo lo mejor es reemplazarlo, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

El nuevo modelo debería soportar el estándar WiFi 5 (WiFi ac), aunque también está el 6, que es más rápido que la versión anterior (WiFi 4, WiFi n).

Otro elemento para tener en consideración es la banda: es mejor optar por la de 5 GHz, ya que la 2,4 GHz está sobrecargada en muchas áreas urbanas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta también si los dispositivos que se utilizan en la casa -como el smartphone, notebook o tableta- son compatibles con el estándar del WiFi 5, ya que de lo contrario no funcionarán con estos receptores.

Salvar obstáculos

Los adaptadores devolo transmiten la señal de Internet por la corriente eléctrica (tecnología Powerline) de toda casa. Con un kit de inicio de devolo, se podrá amplificar la señal a todos los ambientes

Los adaptadores devolo transmiten la señal de Internet por la corriente eléctrica (tecnología Powerline) de toda casa. Con un kit de inicio de devolo, se podrá amplificar la señal a todos los ambientes

En muchos hogares existen obstáculos como paredes, techos o separaciones entre distintas habitaciones que dificultan la conexión entre el ‘router’ y los receptores WiFi.

El problema de estos obstáculos radica en que la señal se frena y la conexión es más lenta y de peor calidad, hasta incluso perderse completamente. Para solucionar esto en distancias cortas lo mejor es utilizar un repetidor WiFi.

Sin embargo, en el caso de viviendas grandes o distancias mayores no es adecuado utilizar repetidores, teniendo para ello otras soluciones que son más eficaces, como es el caso de los adaptadores Powerline.

La clave de estos dispositivos es que utilizan el propio circuito eléctrico de la casa como si fuera un extenso cable de datos.

De esta forma, los obstáculos como las paredes y los techos desaparecen. “Además, su instalación es de lo más sencilla, basta con enchufar el adaptador, esperar y listo”, detallan los expertos.

Para dar con el adaptador perfecto, existen diferentes opciones en función del tamaño de la vivienda que darán la solución perfecta, adecuada al espacio.

SL


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba