Deportes

“Con Beckham filmé una publicidad pero todavía no lo invité a comer un asado a mi casa”

Pregunta el entrevistado. “¿Y allá (por la Argentina), cómo están las cosas”, refiriéndose a la crisis sanitaria por la pandemia por el coronavirus. Nicolás Figal, el ex defensor de Independiente, está instalado en un cómodo sillón en su casa de Fort Lauderdale y a través del zoom se escucha a Felicitas, su hija de un año, parloteando con su mamá Florencia. Nico es una pieza clave para el club Inter Miami CF desde que llegó en 2020, el mismo año que la escuadra debutó en la MLS. Fue titular en 23 de los 25 partidos disputados en la historia de club.

Tras ser resaltado por el DT Phil Neville como el jugador que “más me impresionó en la pretemporada”, Figal ya dejó una marca en la liga siendo reconocido en el Equipo de la Semana de la Jornada 2 de la MLS. Además dio la magnífica asistencia en el gol del triunfo de Federico Higuaín ante el Philadelphia Union para quitarle el invicto en casa del que gozaba desde 2019.

Neville cataloga a Figal como uno de los mejores defensores de la MLS y lo describe como “un zaguero como los de antes”. “Hoy en día, el defensor moderno tiende a gustarle tener el balón en el pie, pero Nico es lo contrario. Es como los de antes, como cuando yo era defensa. Al final del partido, eres juzgado porque el balón no entre en tu arco y mantenerlo invicto. Nico tiene la mirada de un defensor realmente fuerte al que no te quieres enfrentar si eres un delantero”, declaró el timonel de la escuadra del sur de la Florida.

Hace casi un año y medio que está en el Inter Miami, el equipo del que el inglés David Beckham es uno de sus dueños, y el Pipita Gonzalo Higuaín es la figura estelar de la franquicia número 25 de la MLS. “Mi rendimiento tiene la intención de dejar el nombre de Argentina bien arriba. Soy un embajador del fútbol argentino en la liga y quiero que mi país esté en lo más alto. Es muy bueno porque uno siempre se esfuerza para tener su recompensa y no se queda en la zona de confort; yo quiero seguir progresando y siento que estoy en un equipo que va a dar que hablar. Ojalá podamos seguir creciendo”.

-¿Qué fue lo que más te sorprendió del Inter y de la MLS hasta ahora?

-La estructura y la disciplina en lo que es la atención al jugador. Y el calendario… Tenemos uno en el celular que te dice de acá a uno o dos meses todo lo que vamos a hacer: cuándo jugamos, cuándo viajamos, cuándo volvemos, cuándo entrenamos… La organización del club es muy buena y al jugador eso le da tranquilidad. En cuanto a la MLS, futbolísticamente me sorprendió para bien. No pensé que iba a ser tan competitiva y que tuviera tan buenos jugadores. Y cada vez, por suerte, se suman muchos más. Estoy contento porque toparte contra buenos jugadores y buenos equipos te empuja a progresar.

Festejo de Figal en la MLS.

Festejo de Figal en la MLS.

-Bueno… Un organización similar a la del fútbol argentino, casi…

-(Se ríe) Si fuese como acá se quedarían todos en la Argentina y no querrían venir a la MLS.

-¿La MLS es tan o más competitiva que la liga argentina?

-Dije lo que pienso: que quizá la MLS es más competitiva y difícil desde el lado que en el fútbol argentino se ningunea a la liga norteamericana. Quizás antes no se destacaba o no había una liga tan competitiva. Entonces, los futboleros, ninguneaban a la MLS. Yo me sorprendí para bien. Creo que es una Liga y un mercado al que cada vez vienen mejores jugadores, argentinos o europeos. Y es competitiva porque acá pueda salir campeón cualquiera, desde el primero al último de la competencia. Eso te mantiene al tope todos los días y sabés que no te podés relajar. Compran a chicos con mucha calidad, como a (Ezequiel) Barco que podría estar jugando en cualquier equipo de la Premier, por ejemplo. No hay diferencias entre la liga argentina y la estadounidense, al menos yo no las he visto. 

Nicolas Figal y la pelota. "Lo que más me llamó la atención es la estructura y la organización de la MLS en cuanto a la atención al jugador", le dijo a Clarín. Foto: AFP/Tim Nwachukwu.

Nicolas Figal y la pelota. “Lo que más me llamó la atención es la estructura y la organización de la MLS en cuanto a la atención al jugador”, le dijo a Clarín. Foto: AFP/Tim Nwachukwu.

-¿Y qué es lo que menos te gustó?

-Negativamente no vi nada. Cuando te brindan organización y orden más no podés pedir. Quizás esa pasión muy loca con que los hinchas argentinos viven el fútbol y que pasan de ser apasionados a sobrepasarse. Acá no es lo mismo que en la Argentina, eso está claro. Pero ahora volvió a permitirse acá que haya público en algunos estadios. Y en el de Atlanta United juegan con el 50 por ciento de la capacidad del Mercedes Benz… Y nosotros también jugamos con mucha gente en el primer partido de local. Reencontrarme de vuelta con gente en los estadios y que canten, griten y alienten es muy bueno.

-Pero, ¿el clásico Inter Miami-Orlando City no se vive como un Independiente-Racing?

-El club debutó como franquicia el año pasado y por ser el primer año se vive como un clásico. Y de acá en adelante será muy pasional. Dentro y fuera de la cancha. Cuando jugamos contra ellos, se vive ese clima de clásico. Pero no se puede comparar con Independiente-Racing…

-¿Con seis argentinos, (más Sebastián Saja, entrenador de arqueros) deben haber copado el vestuario o no?

-¡Sí! Es muy bueno tener chicos con tu misma cultura porque hacen pasar mejor los momentos. El club es muy latino y eso ayuda también. El jugador argentino y sudamericano tiene una picardía diferente y una mentalidad ganadora. Nos juntamos a tomar mates, poner cumbia, comer asado aunque es muy difícil conseguir parrillas a leña. A los americanos y a (Blaise Matuidi) les gusta… Al mexicano (Rodolfo) Pizarro le gustan más los tacos, pero lo probó, eh…

-Tu DT, Phil Neville, te calificó como “un defensor como los de antes”. ¿Cambiaste tu estilo de juego de salir con la pelota dominada desde el fondo o ahora la revoleas más?

-Phil se refirió a la agresividad, que es lo que me resaltaron algunos otros técnicos. En la medida que se pueda, salgo con la pelota. Pero ahora, con más experiencia, uno sabe cuando se puede y cuando no. Progresé en la marca, en la agresividad, mejoré en el temperamento y tomo mejores decisiones. Además, me siento muy cómodo teniendo de compañero de zaga a Leandro (González Pirez), con quien nos acoplamos muy bien.

Nicolas Figal (5) defiende ante Ola Kamara (9), del DC United, en un partido de la MLS, donde fue elegido el mejor defensor de la segunda jornada en este campeonato que recién empezó. Foto: USA Todoy Sports/Tommy Gilligan.

Nicolas Figal (5) defiende ante Ola Kamara (9), del DC United, en un partido de la MLS, donde fue elegido el mejor defensor de la segunda jornada en este campeonato que recién empezó. Foto: USA Todoy Sports/Tommy Gilligan.

-¿Cómo impactó la llegada del Pipita Higuaín y cómo te llevás con él?

-Cuando llegamos de Filadelfia nos enteramos de la tristísima noticia de la muerte de su mamá. Con Gonzalo creé una relación de amistad muy linda, donde me contó muchas cosas y yo también le conté cosas de mi vida que me han pasado en mi carrera. Tenerlo en el club es una motivación extra. Porque tener a un jugador de su calibre nos hace mejorar a todos. Al igual que con Matuidi, campeón del mundo. Cada chico que está aquí en el club tiene que sacarle jugo y tiene que aprender de eso. Es una motivación extra; estoy muy contento de tenerlos en este equipo y poder aprender de ellos.

Nicolás Figal abrazado con Gonzalo Higuain y el mexicano Rodolfo Pizarro celebran un gol del Inter Miami CF ante Los Angeles Galaxy, en el DRV PNK Stadium, de Fort Lauderdale ( Florida). Foto: AFP/Cliff Hawkins.

Nicolás Figal abrazado con Gonzalo Higuain y el mexicano Rodolfo Pizarro celebran un gol del Inter Miami CF ante Los Angeles Galaxy, en el DRV PNK Stadium, de Fort Lauderdale ( Florida). Foto: AFP/Cliff Hawkins.

-¿Y cómo es tu relación con el francés (Blaise) Matuidi?

-Más que personaje yo lo calificaría como un ganador. Tener jugadores como ellos es gratificante porque aprendés de aquellos que jugaron en el máximo nivel. Matuidi fue campeón del mundo. Higuaín jugó una final de Mundial, en el Real Madrid, en la Juventus, en Napoli… Hay que sacarles el jugo y aprender de lo que lograron, no tan solo como jugadores sino lo que vivieron como persona. Cada uno tiene una historia atrás y le dan una calidad extra al equipo.

-¿Sufrís con lo que le está pasando a Independiente: la crisis institucional, los juicios, se le fueron jugadores importantes, el equipo es irregular?

-Es el único equipo que veo de la Argentina y, obviamente, me pongo mal cuando pierde. Como viví toda mi vida en Independiente, se sufre. Tengo amistades desde hace mucho tiempo y no es bueno que la estén pasando mal.

Nicolás Figal gritando un gol de Independiente ante Talleres de Córdoba el 29/09/19. "Si tengo las puertas abiertas, volvería sin problemas", dijo. Foto: Rafael Mario Quinteros.

Nicolás Figal gritando un gol de Independiente ante Talleres de Córdoba el 29/09/19. “Si tengo las puertas abiertas, volvería sin problemas”, dijo. Foto: Rafael Mario Quinteros.

-Te fuiste mal de Independiente. ¿Son “jodidos” los Moyano (Hugo y Pablo)?

-(Se ríe)… ¿A qué te referís con “jodidos”? Yo no hablé mucho con ellos, si bien –como uno de los referentes- iba a las charlas con los dirigentes. En algún memento me sentí en desacuerdo con ellos y es un poco lo que pasa en la interrelación dirigente-jugador. Algunos lo toman bien, otros no. Cuando yo me tuve que ir hubo un desacuerdo, pero gracias a Dios, lo sacamos adelante. Y ellos han podido tener su dinero. La plata de mi venta no sé en qué la habrán usado, pero estoy orgulloso de haberle dejado un dineral al club (3 millones de dólares el 50% de la ficha) por todo lo que hizo por mí.

Hugo y Pablo Moyano con Martín Benítez y Figal en la inauguración de los vestuarios para juveniles. Foto: Prensa Independiente.

Hugo y Pablo Moyano con Martín Benítez y Figal en la inauguración de los vestuarios para juveniles. Foto: Prensa Independiente.

-¿Pasar de que te presida Hugo Moyano a que lo haga David Beckham es como pasar del día a la noche?

-(Se ríe nuevamente). Y… Es lo que les debe pasar a todo jugador argentino que va a jugar a Europa. Uno lo veía a Beckham en la PlayStation o en las publicidades que hizo y hoy es un sueño. Lo mismo a Neville, a quien le tengo un respeto muy grande porque jugó en la Premier (en Manchester United y en el Everton) y viene de una familia muy futbolera. David todos los días está en los entrenamientos, te saluda, te pregunta cómo estás, está muy involucrado. Eso me motiva a hacer cosas grandes en este club.

-Compará a Hugo Moyano con Beckham. ¿Hay algún punto de contacto?

-Yo nunca hablé con Hugo. Lo que más se acercaban al club eran Pablo (Moyano) y Yoyo Maldonado.

-Contá cómo es tu relación con Beckham…

-Te voy a contar una anécdota. Un día me seleccionaron para ir a hacer una publicidad de un whisky en el estadio (el DRV PNK Stadium, en Fort Lauderdale) junto a él y yo con el idioma inglés tengo el desafío de aprender a hablarlo bien para entender y tener una conversación fluida. Rogaba que no me hablara porque no sabía que él había estado en España. Estaba incómodo y nervioso… Vino y me saludó en español y me recontra sorprendió. Me dijo que en los cuatro años que estuvo en el Real Madrid aprendió un poco de español, pero que igual era tímido. Yo me sentí identificado en su timidez. Desde ahí, se llevó todos mis elogios porque una persona que es tan grande y humilde a la vez, que eso lo hace ser más grande aún.

-¿Ya lo invitaste a comer asado?

-No… El debe tener mejores chefs que le preparan grandes comidas. No lo invité todavía, pero tiene las puertas abiertas de mi casa para que venga a comer asado. ¿A tomar mates? Nunca lo vi, no sé sinceramente si toma o no.

-¿Volverías a Independiente algún día o es un capítulo cerrado?

-Si me quieren y tengo las puertas abiertas del club, obviamente que volvería sin problemas.

Maradona, la Selección y los cabezazos

-¿Cómo te impactó la muerte de Diego Maradona y todo lo que trascendió luego en estos últimos 5 meses?

-Me causó una tristeza enorme y más por cómo se dio su muerte, lejos de su familia. Hablar de Diego me pone melancólico porque tengo un cariño distinto con él. Yo no lo vi jugar, pero tengo muchos amigos que me contaron su historia y me volví fanático. Pasé noches viendo documentales, partidos, anécdotas y me siento un “maradoneano” más. Lo respeto mucho por todas las cosas que hizo para Argentina y para los jugadores de fútbol. Que es lo que yo quiero hacer acá, te lo dije: ser un embajador del fútbol argentino en la MLS y dejar a mi país en lo más alto. Argentina es reconocida en todo el mundo por lo que hizo Maradona.

-¿Vos crees que se dejó morir o que “lo mataron” por mala praxis médica?

-Que se manejaron mal las personas que estaban a su lado está a la vista. Pero por ahora solo escuchamos la campana de los malos de la película. Todos dicen y hablan, pero nadie sabe cómo hubiera reaccionado Diego y si quería internarse en otro lugar o no. Que las cosas se hicieron mal está más que claro.

Figal en acción con el Inter Miami.

Figal en acción con el Inter Miami.

-Scaloni te convocó en agosto de 2019 para los amistosos contra Chile y México, pero no jugaste ni un minuto. ¿Tuviste algún contacto ahora con el DT de la Selección?

-No. La Selección es una cuenta pendiente que tengo. Me arrepiento de no haber hecho las cosas mejor. Cualquiera sueña con jugar en el seleccionado desde chiquito. Había cumplido mi meta de ser convocado, pero -estando ahí- podría haber hecho mejor las cosas. Por algo no se dio. Y hoy en día me encuentro en otro lugar de mi carrera: no pienso en la Premier League, ni en la Selección. Solamente quiero ser cada día un poco mejor. Haciendo eso voy a ser mejor jugador, mejor padre, mejor esposo y mejor persona. Cuando te enfocás en el presente todo lo demás viene solo.

-La MLS es un banco de pruebas de lo que después pasa en el fútbol en el mundo entero. Ahora implementaron dos cambios extras (además de los 5 ya adoptados) cuando se produce un choque de cabezas. ¿Ocurrió ya eso?

-Acá hay una metodología que marca que cuando tenés un golpe en la cabeza –sea leve o fuerte- tenés que salir de la cancha y no cuenta como un cambio. Y después, en la semana no tenés que entrenar durante dos días. Y el rival puede hacer una modificación también. Es una regla de la MLS que se adoptó del fútbol americano donde se sufren mucho los golpes en la cabeza y las conmociones cerebrales. Han tenido muchos problemas por eso. Siempre que se cuide al jugador es mejor. A mí me parece una buena idea.

-La última: ¿qué pasó en 2017 cuando te “comiste” 9 meses de suspensión por un doping? ¿Fue un error tuyo o del médico?

-Primero saquemos de que se trató de una droga social porque todos los que me conocen saben que estoy muy lejos de eso. Fue un malentendido. Tuvimos un error; yo y el club. Me dieron un suplemento de proteínas que tomábamos antes de cada partido y tuve la mala suerte de que ese frasco estaba contaminado. Digo que fue un error mío porque cuando me dan algo tengo que leer hasta la letra chica para saber lo que estoy tomando. Justo después la empresa que los fabrica, que ya había tenido otros problemas, expresó que no se hacía responsable de una contaminación. Fue en esa época que también les dio positivo a los jugadores de River (Martínez Quarta y Mayada) y a uno de Lanús (Fernando Barrientos). Fue un mal trago que ya quedó en el olvido.

JCH.

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba