Política

¿cómo se gestó la rivalidad entre los cantantes?

En el tercer episodio de la segunda temporada de Luis Miguel, la serie, apareció un nuevo personaje. Un cantante con el que el protagonista de la serie genera una rivalidad y que lo motiva a volver a las canciones bailables de los inicios de su carrera, en contraste a los boleros con los que había logrado incrementar aún más su popularidad. Aunque en la serie no se lo llama por su nombre real, las pistas están a la vista: su aspecto físico, la similitud entre la canción de este personaje de ficción con uno de los primeros hits de su equivalente real, y hasta su nombre. El Cris Valdés de la ficción es, obviamente, Cristian Castro, de quien el personaje de la serie toma el apellido de su padre, Manuel Valdés.

Cris Valdés, el Cristian Castro de la ficción

¿Cómo surgió esta rivalidad y cómo se ha desarrollado a lo largo de los años? Los dos artistas tuvieron un camino similar. Tanto Castro como Luis Miguel empezaron sus carreras de niños, y ambos se convirtieron desde jóvenes en íconos de la música latina. En la serie, Valdés tiene su primer éxito y esto despierta celos en Luis Miguel. La canción que suena en la ficción tiene la música de No podrás, uno de los hits tempranos de Castro, pero con la letra modificada. 

Basado en ese éxito, “el Sol de México” responde con el disco Aries, en el que vuelve a la música bailable de sus comienzos. En definitiva, una rivalidad musical como tantas otras en la historia de la música, con la particularidad de que el duelo parece ser más bien unilateral. “Yo me muero por él y la gente lo sabe. Yo lo sigo y lo seguiré siempre. Me encanta”, contó Castro en 2017. 

Pero a lo musical se suma lo personal, al menos según contó Castro en el programa argentino PH: Podemos hablar, en 2019. Aunque la serie no lo cuenta, en realidad ambos cantantes mantuvieron durante algunos años una amistad cercana, con viajes y actividades compartidas. “No somos amigos porque él no ha querido. Fuimos amigos en un momento muy lindo. La verdad es que me decepcionó un poco su personalidad”, dijo el cantante de Azul y Lloviendo estrellas en ese momento.

El quiebre en la relación fue generado por un triángulo amoroso que los involucró a los dos. Castro contó que en la década de 1990, él estaba saliendo con la conductora y modelo cubano-estadounidense Daisy Fuentes, una de las primeras conductoras de MTV en Latinoamérica. “Me decepcionó porque Luis Miguel vino a meterse, eso fue lo que nos distanció. A mí no me distanció de él, yo lo dejé meterse porque lo quiero mucho. La empezó a enamorar y ella me lo decía, y yo sentía que a Luis Miguel le gustaba de verdad”, dijo en PH. 

Con el “aval” de Castro, Luis Miguel y Fuentes comenzaron un noviazgo que duró tres años. “El que tendría que estar molesto soy yo. A partir de ahí él se hace el ofendido, cuando yo realmente era el que tenía la ropa dentro de la casa de Daisy”, dijo Castro sobre su viejo amigo.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba