Tecnología

Cómo restaurar una computadora vieja por menos de 10 mil pesos

Las viejas computadoras personales (PC), esas máquinas con más de 70 mil horas de funcionamiento que necesitan mucha paciencia para arrancar y tiempo extra para ejecutar las aplicaciones, pueden aumentar hasta 15 veces su capacidad de procesamiento (velocidad) con una inversión inferior a los 10 mil pesos.

Cualquier equipo de escritorio o portátil, con la incorporación de un disco de estado sólido (SSD) y algunos megas de memoria, deja su condición de carromato para convertirse en un verdadero fórmula uno.

“El cambio es muy notorio, bajando al menos a la mitad el tiempo de inicio del sistema operativo. Si hablamos de upgrade sobre una laptop, además se logra una mayor autonomía de la batería, ya que el SSD consume hasta 10 veces menos que el disco mecánico, sin contar la robustez que brinda al ser resistente a golpes y vibraciones”, explica Gabriela Toscanini, sales manager de Verbatim.

En marzo de este año, las ventas de productos vinculados a mejorar el rendimiento de equipos hogareños y de oficina se incrementaron un 47%, respecto al mismo periodo de 2020, según Verbatim, empresa especializada en almacenamiento de datos.

El disco de estado sólido interno de Kingston, de 240 GB, con la interfaz de conexión SATA III se consigue por $5.200.

El disco de estado sólido interno de Kingston, de 240 GB, con la interfaz de conexión SATA III se consigue por $5.200.

El costo de un SSD de 240 GB, que es la capacidad estándar (también hay de 120 y 480 GB), ronda los $ 5.000. Mientras que 4GB de memoria DDR rondan los $ 4.000.

Aunque muchos todavía culpan al CPU o al procesador por el origen de la lentitud porque consideran que no pertenece a la última generación, la respuesta está en otra parte.

“Hay muchísimos equipos en los hogares que tienen un procesador más que adecuado, pero falla la memoria y el sistema de almacenamiento. Durante el último año hubo un auge de los upgrades porque simplemente agregando memoria y SSD, la máquina queda realmente como si fuera nueva, a una fracción del costo de una nueva”, señala Juan Ignacio Do Porto, country manager de Kingston.

El SSD externo PCIe NVMe 256GB VGX1000 de Verbatim, con velocidades de hasta 1000 MB/s de lectura y 930MB/s de escritura.

El SSD externo PCIe NVMe 256GB VGX1000 de Verbatim, con velocidades de hasta 1000 MB/s de lectura y 930MB/s de escritura.

Al momento de optar por alguno de estos discos, hay que tener en cuenta el conector que se utiliza, su tamaño y si se engancha en el mother o funciona en forma externa.

“El tipo de interfaz de conexión más común para comunicar datos con el sistema es el SATA (Serial ATA). Actualmente usa la III generación, con una velocidad máxima de 600 MB/s. Mientras que los nuevos modelos de notebook aceptan el tipo SSD M.2, que es mucho más rápido”, explica Nina Lin, gerente de ventas de BIWIN.

El SSD M.2, considerado como el sucesor del SATA, es mucho más pequeño y permite montarlo directamente en la placa base, ahorrando espacio y sin cables de por medio.

El disco SSD M.2 es una pieza rectangular -pueden ser de 42 mm de largo hasta los 110- que viene en diferentes tamaños y formatos. El más conocido es el NVMe, que brinda la mayor velocidad a través de la conexión PCI Express.

La memoria HP V8 DDR4 RGB con frecuencia 3600MHz para computadora de escritorio, hechos por Biwin. 8GB cuestan $8500

La memoria HP V8 DDR4 RGB con frecuencia 3600MHz para computadora de escritorio, hechos por Biwin. 8GB cuestan $8500

Antes de comprar hay que saber que las unidades SSD M.2 vienen con dos tipos de conexión: tipo B Key o M Key. El encastre de las B Key tiene una fila de 6 pines y la M Key, que traen los mother más nuevos, una hilera de 5 pines separado de otra fila.

La gran novedad en este rubro en constante ampliación son los SSD externos que incluyen conectores USB C y USB A 3.1. Son ideales para los que no quieren abrir el chasis de su equipo.

“Los más económicos son las versiones SATA, luego M2 y finaliza con los modelos más rápidos del mercado que son PCIe NVme, con el cual podemos experimentar velocidades de hasta 1000 MB/s. Pueden correr sistemas operativos y aplicaciones, aunque su uso más recomendado es para archivos de gran tamaño”, explica Toscanini.

En la Argentina el consumo está básicamente enfocado en SATA, por costos y equipamiento instalado.

“Es una categoría que viene con tendencia a las subas en los últimos 2 meses. Un SSD Interno SATA, de hasta 560Mbs de transferencia, de 128GB, ronda los $3.500. En cambio, un SSD interno NVme (PCIe) de hasta 3000Mbs de trasferencia y 256GB está en $6.200”, reseña Toscanini.

Subir la memoria

Memoria Ram Bwin HP V8 DDR4 RGB con una velocidad de Velocidad: 3600 MHz para computadora de escritorio. Los 8 GB cuestan $8.500

Memoria Ram Bwin HP V8 DDR4 RGB con una velocidad de Velocidad: 3600 MHz para computadora de escritorio. Los 8 GB cuestan $8.500

Aunque con el SSD la máquina fluye con una aceleración digna de un cero kilómetro y pareciera que no hace falta ningún ajuste más, todavía se puede escalar un peldaño.

Para completar la actualización, como estos equipos tienen más de 5 años de uso, el paso final consiste en duplicar la cantidad de memoria que traen de fábrica, que es de entre 2 y 4 GB.

“No es necesario, pero sí es recomendable hacerlo. Las configuraciones más comunes son de 8 GB, pero ya está quedando corta, con lo cual 16 GB de memoria sería lo recomendable. Los SSD generalmente se están utilizando entre 240GB y 480GB. El promedio se encuentra entre esas dos capacidades que son más que suficientes”, destaca Do Porto.

La memoria de acceso aleatorio permite cargar con mayor velocidad las instrucciones que debe procesar la CPU. Esta velocidad de lectura y escritura puede aumentar si se utiliza Dual-Channel.

“Siempre hay que procurar el uso del dual channel, ya que es más eficiente utilizar 2 módulos de 8GB que 1 de 16GB. Se recomienda respetar la marca, capacidad y frecuencia en caso de usar más de una unidad”, indica Lin.

SL


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba