Sin categoría

¿cómo puede beneficiar a Uruguay?

Amazon desafectó a 18.000 empleados, Alphabet de Google a 12.000, Meta a 11.000 y Microsoft a 10.000, detrás de estas potentes tecnológicas se encolumnan otras — entre las que se encuentran, por ejemplo Twitter o Snapchat— que en menor medida también recurrieron a desafectar a sus colaboradores ante el temor de la desaceleración económica.

Es que la pandemia de covid-19 representó para este sector un espaldarazo que hizo que las empresas hicieran grandes inversiones para cumplir con la demanda, pero ante la estabilización de la nueva normalidad las cosas no resultaron como esperaban.

En Uruguay el crecimiento de la industria de Tecnologías de la Información (TI) en los últimos tres años es evidente, a tal punto que el gobierno nacional trabaja en un hub de innovación que coloque a Uruguay como referente regional en la materia.

En este escenario, Café & Negocios consultó al presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información, Carlos Acle, al respecto de cómo puede impactar en el país esta ola de despidos globales y la incertidumbre que viven estos colaboradores del sector a nivel internacional.

En la visión de Acle, estos despidos globales no han repercutido negativamente en la generalidad de las empresas locales e incluso pueden derivar en oportunidades para estas y para el talento uruguayo.

“Se pueden despertar oportunidades interesantes, en el momento en que estas empresas retomen los procesos de crecimiento puede haber oportunidades buenas para el sector“, opina Acle y sostiene que la ola de despidos responde a un fenómeno cíclico que, inevitablemente, terminará dando lugar a nuevas contrataciones. “Cuanto más preparadas estemos las empresas para responder a esa mayor demanda de talento, más oportunidades habrá para la industria”, subraya el presidente de la Cámara que nuclea a las tecnológicas uruguayas.

En el mismo sentido, Acle destaca que probablemente a medida que estas empresas comiencen a crecer, necesitan también que su capacidad sea “más elástica”. Esto lleva a una tendencia de contratar talento con una diferencia horaria más cercana —como la que tiene Uruguay—. “Es posible que las empresas empiecen a tomar esta estrategia más adelante”, opina Acle.

Además, el titular de la CUTI considera que la ley de talento calificado que está  en estudio en el Parlamento puede favorecer a que se pueda captar talento desde Uruguay y que, desde aquí, se brinden los servicios. “Tenemos que prepararnos para el fin del ciclo negativo y disponer de talento”, finaliza el presidente de la CUTI.

 Actualmente, la CUTI se encuentra  recabando información de sus más de 400 socios acerca de cómo fue su desempeño en los últimos seis meses y qué proyectan para los primeros meses del 2023 para realizar un informe sectorial. Con este estudio entre manos, Acle espera tener más herramientas para prepararse para un nuevo ciclo de la industria tecnológica. 

Source link

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior