Política

Cómo pasear con seguridad y piedra libre a la creatividad

Te doy la bienvenida al Pícnic! de hoy que, a pesar del aislamiento, algunas malas noticias salpicadas con toque de esperanza y una nueva cuarentena que todos deberíamos acatar, apuesta a la vida y al disfrute. Este miércoles quiero hablarte de creatividad, esa que todos llevamos dentro y que no siempre dejamos salir, por falta de tiempo, ganas, confianza o vaya a saber qué otra emoción negativa. A veces creemos que eso de ser creativo le toca solo a algunas personas, pero nada más lejos de la realidad.

En todo esto pensé al repasar una charla de la escritora Elizabeth Gilbert que vi hace años, pero que está más vigente incluso ahora que antes. Gilbert se hizo famosa por un libro muy popular, Comer, Rezar y Amar, que -como le suele suceder a los escritores- fue una bendición y una maldición al mismo tiempo. Ese no es su mejor libro ni por lejos (lean La firma de todas las cosas) pero forjó un camino en el que todo el mundo esperaba que sus próximos títulos fueran un éxito y, además, muy buenos. Gilbert dice en esa charla que la noción de creatividad que históricamente está ligada al sufrimiento o al genio supernatural, no hace más que perjudicar a la especie humana. Por eso decidió que lo que se esperaba de ella no la determinara.

En cada uno de nosotros hay una cuota enorme de creatividad que podemos aprovechar en especial en estos días: para escribir, para leer con mente crítica, para dibujar, tejer, hacer manualidades, arte, fotografía, jardinería (lo que se te ocurra) o para crear un esquema tan tremendamente complejo e inútil como el de este video.
Te invito a que escarbes en ese tesoro escondido que llevamos dentro, superando miedos, incertidumbres y dudas. Es tiempo muy bien invertido. Soy Carina Novarese y me gustaría saber qué actividades creativas estás desarrollando.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba