Tecnología

Cómo operó el software del MSP para distribuir los cupos de vacunación: ¿hubo fallas?

Los primeros 170 mil cupos abiertos para la vacunación contra el covid-19 en personas de 18 a 70 años se agotaron en menos de una hora. Según información del Ministerio de Salud Pública (MSP), en esos 60 minutos se agendaron más de 500 mil personas, por lo que la gran mayoría quedó en lista de espera.

Sin embargo, varios usuarios recibieron la confirmación de que habían quedado agendados habiendo ingresado más tarde que otros que se quedaron sin lugar. ¿Qué ocurrió? ¿Falló el sistema de agenda? 

Nicolás Jodal, líder de la empresa Genexus, que da soporte a la herramienta utilizada por el MSP, dijo a Cromo que el sistema actuó según lo previsto y que no hubo errores.

El experto indicó que el software está programado para realizar la asignación por orden de llegada, pero separando a los usuarios, a su vez, por departamento, luego por localidad y finalmente por el vacunatorio de preferencia. La asignación es automática al primer lugar disponible, pero siempre de acuerdo a las especificaciones del usuario.

Por tanto, no se trata de una única fila a nivel nacional, sino de una combinación de diferentes variables según las indicaciones dadas por quienes pretenden agendarse. 

El problema es que en los diferentes vacunatorios puede haber más y en otras menos demanda. Y este factor clave determinó quiénes ingresaron dentro del grupo que se inoculará en Semana Santa y quienes quedaron en lista de espera. 

“El domingo hubo gente que entró a las 12 y no tuvo lugar, y otra que entró más tarde y sí se agendó porque uno quedó en una cola rápida y otro en una cola más lenta”, explicó Jodal. “No es que el primero que ingresa, entra. Es un proceso de múltiples colas”, agregó.

Si un usuario elige el Antel Arena, que está lleno, probablemente tendrá menos suerte frente a uno que elige el Hospital de Clínicas, si la demanda es más baja.

La situación podría asemejarse a lo que ocurre en una cola para pagar en un supermercado. Si una fila es más extendida, llegar a la caja (o a la confirmación, en este caso) será más lento que otros que elijan una caja con poca gente.

Además, un segundo factor que puede determinar la demora en la confirmación es que, cuando el sistema busca un lugar en un vacunatorio y no lo encuentra, el usuario vuelve al final de otra fila que lo intenta asignar en otro vacunatorio cercano. Y así sucesivamente hasta lograr la asignación correspondiente.

Jodal reconoció que podría haber “una mejor forma” con un sistema de cola única, pero dijo que aún se está estudiando cómo podría implementarse en este caso, de forma de tener en cuenta el lugar de preferencia de vacunación de los usuarios y no hacer una derivación automática. “Tenemos que sopesar ambas cosas” y “no es fácil”, dijo Jodal. “El algoritmo actual es más complejo porque vos elegís a donde ir”, agregó.

A su vez, el experto comentó a Cromo que el sistema funciona como “una máquina de comer cupos”, por lo que si hay personas que se dan de baja de la confirmación de agenda, se agendarán automáticamente esos lugares a otra persona que estén en lista de espera.

El resto de los que no reciban confirmación irán siendo asignados, con el mismo criterio, cuando se asignen nuevos cupos a cada rango etario.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba