Internacionales

China está cerca de ser el ejército más grande del mundo y la OTAN la pone en la mira

Una broma dice que la OTAN se creó para mantener a los estadounidenses dentro, a los rusos fuera y a los alemanes debajo, controlados.

Era la Europa que salía de la Segunda Guerra Mundial. Durante décadas la Alianza Atlántica fue la forma que tomó el paraguas de seguridad estadounidense para proteger a Europa occidental de la Unión Soviética.

Hoy sigue siendo su principal función, pero el desmoronamiento de la URSS quitó prestancia a la amenaza moscovita.

La caída del Muro de Berlín hace ya más de 30 años dejó a la mayor organización militar del planeta sin un claro fin, por lo que se centró en lo que dio a llamar como “guerra contra el terrorismo”.

Esa guerra, simbolizada en su intervención en Afganistán tras los atentados de Nueva York y Washington de 2001, termina en estos meses con su salida del país asiático, que previsiblemente volverá a caer en manos de los talibanes. Veinte años de guerra acaban en derrota militar.

El siglo XXI puede ser, al menos en su primera mitad, el de la competencia entre Estados Unidos –miembro esencial de la OTAN- y China, la superpotencia asiática que quiere plantar cara a Washington.

El presidente de China, Xi Jinping, revisa sus tropas durante un desfile militar en la Plaza Tiananmen, de Beijing, en el 70 aniversario de la fundación de la República Ppoular de China, en 2019. Foto: AFP

El presidente de China, Xi Jinping, revisa sus tropas durante un desfile militar en la Plaza Tiananmen, de Beijing, en el 70 aniversario de la fundación de la República Ppoular de China, en 2019. Foto: AFP

Cumbre clave

Los ministros de Exteriores y Defensa de los 30 Estados miembros de la OTAN se reunieron este lunes y martes en Bruselas para preparar la cumbre que se realizará dentro de dos semanas, la primera en la que participará el presidente estadounidense Joe Biden.

Además de a los asuntos corrientes (la crisis en Bielorrusia o la retirada de Afganistán), los ministros prepararon también la discusión sobre China que tendrán los líderes.

Beijing difícilmente será el enemigo número uno de la OTAN porque los intereses económicos son demasiado importantes y se tratará de encauzar la relación pero en la sede de la Alianza Atlántica en las afueras de la capital belga preocupa cada vez más el potencial militar del gigante asiático.

Según cuenta el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, las Fuerzas Armadas chinas son las primeras del mundo por número de miembros y ya tienen el segundo presupuesto total, sólo por detrás de Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, participará por primera vez este mes en una cumbre de la OTAN. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, participará por primera vez este mes en una cumbre de la OTAN. Foto: AFP

La suma de sus navíos militares ya constituye la mayor marina militar del planeta aunque aún no tiene el despliegue de portaaviones militares del que goza Estados Unidos.

Beijing invierte masivamente, explica una fuente civil de la OTAN, en desarrollar nuevas armas y tecnologías, desde las de misiles hipersónicos hasta reconocimiento facial pasando por inteligencia artificial y “big data”.

“Rival estratégico”

China apareció en las conclusiones de la cumbre de la OTAN en 2019 pero en esta debería tener más espacio porque el debate tendrá más sustancia ante el interés creciente de Estados Unidos.

Si en 2019 apenas se dijo que “la influencia creciente y las políticas internacionales de China presentan algunas veces oportunidades pero también desafíos a los que debemos responder juntos”, dos años después se espera un lenguaje más duro contra Beijing. La Unión Europea ya declaró oficialmente en 2020 a China como “rival estratégico”.

fuerzas-armadas-china

Stoltenberg dijo esta semana que China, además, “no comporta nuestros valores y no cree en la democracia”.

Y que empieza a estar en todas partes: “Los vemos en el ciberespacio, los vemos en África, los vemos en el Ártico, los vemos invertir masivamente en nuestras infraestructuras críticas”, agregó el funcionario.

Según el patrón de la OTAN –un cargo más de coordinador que de verdadero líder- la Alianza Atlántica “deberá tener un papel más importante en la salvaguarda del orden internacional basado en reglas que ponen en entredicho regímenes autoritarios como los de Rusia y China”.

Según los últimos datos de “The World Factbook” de la CIA, las Fuerzas Armadas chinas cuentan aproximadamente con dos millones de miembros (1,1 millón el Ejército de Tierra, 250.000 la Marina, entre 350.000 y 400.000 la Fuerza Aérea, 120.000 la Fuerza de Cohetes, entre 150.000 y 175.000 las Fuerzas de Apoyo Estratégico).

A eso suman entre 600.000 y 650.000 policías militares.

China desarrolló en los últimos años una serie de nuevas armas. Foto: AFP

China desarrolló en los últimos años una serie de nuevas armas. Foto: AFP

Según la misma fuente, Estados Unidos tiene en armas a cerca de 1,38 millones de personas (482.000 en el Ejército de Tierra, 347.000 en la Marina, 334.000 en la Fuerza Aérea, 181.000 en el cuerpo de Marines, 41.000 en los Guardacostas). La Guardia Nacional suma 336.000 y la Guardia Nacional Aérea otros 106.000.

Según el sitio especializado “ArmedForces.eu” (https://armedforces.eu/compare/country_USA_vs_China) Estados Unidos y China tienen fuerzas terrestres de capacidad similar, pero las fuerzas aéreas estadounidenses multiplican por tres a las chinas.

Los chinos tienen más medios marinos aunque sólo dos portaaviones frente a 20 estadounidenses. Washington tiene unas 6.500 bombas nucleares (aunque sólo 1.600 desplegadas) y China unas 280 cabezas nucleares sin que se conozca cuántas tiene desplegadas.

Bruselas, especial

CB​


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba