Uruguay

Cambio de ánimo en las exportaciones forestales

El mercado de exportación para los productores del rubro forestal “está estable” en 2021, después de un año que fue “atípico”, comentó a El Observador Nelson Ledesma, presidente de la Sociedad de Productores Forestales (SPF).

“La situación actual es optimista”, dijo, y añadió que hay expectativas por saber si las demandas se mantendrán por efectos que puede tener la pandemia por covid-19.

Repuntó el mercado

La exportación de chips, que en 2020 cayó cerca del 75%, a inicios de este año comenzó a recuperarse, lentamente.

La venta de celulosa el año pasado continuó como en 2019, pero tuvo una caída en el precio del 30%; al principio de este año no pudieron capturarse los mejores precios para este producto, pero a partir de febrero, y de forma paulatina, la rápida demanda mundial hizo que se empezara a ver una suba en los valores, que hoy se están logrando captar.

“Entre fin del año pasado y este año el precio de la celulosa debe haber subido en el orden de un 30 o 35%”, indicó.

Por otro lado, en 2020 la madera aserrada tuvo “volúmenes interesantes de comercialización”, con una mejora en los precios, principalmente de los envíos a Estados Unidos. Ledesma dijo que esto se explica por un aumento en la demanda, que vino de la mano de refacciones en los hogares que se han hecho al no poder viajar la gente, por la pandemia.

Hoy sigue la dinámica que se dio en fin de año, mencionó. Estados Unidos continua siendo el gran motor de tracción, con precios “relativamente buenos para la industria, lo que sigue dando la misma señal”.

Hay una sensación de optimismo en el sector forestal por las actuales demandas.

Fuerte empuje en pino

Los rolos de pino están muy demandados este año. Según explicó, datos cerrados al 30 de abril muestran que ya se exportó un millón de toneladas, la mitad de lo que se exportó en todo 2020. En ese año las exportaciones de este producto significaron un aumento en el ingreso de divisas del orden del 56% con respecto a 2019. 

La demanda de pino está muy fuerte en Asia, principalmente en China. En 2020 India tomó el 42% de las exportaciones de este rubro, pero este año “claramente hay una dominancia de China con un aumento de precios importante”, sostuvo, e indicó que el valor muestra una suba del 25%.

Una restricción en el negocio

Si bien los números son alentadores para el pino, los fletes se ven como “una restricción”.

El costo del transporte marítimo “ha subido mucho, en la medida en la que el boom de la economía del mundo se está recomponiendo”. Los barcos utilizados para la exportación de pino, explicó, se usan también para cargar granos, carbón, portland y otros productos. La competencia con otras mercaderías ha hecho que las subas sean del 100%, comentó, pero agregó que pese a eso “el mercado está sostenido”.

A nivel interno una restricción que tiene el sector también es el transporte. La falta de camiones dificulta la posibilidad de desarrollar más negocios, explicó.

“Si hoy quisiéramos aprovechar la oportunidad de exportar más pino habría un problema porque no hay camiones para transportar la madera del bosque hasta Montevideo. Hoy el sector ocupa todos los camiones disponibles y puedo asegurar que estaríamos generando más negocios. La restricción hoy es aumentar el ritmo de traída de madera a las playas de acopio para prepar los embarques”, indicó.

El transporte interno se ve como una “restricción”.

Esperanzas en UPM 2

La cadena forestal generó en 2020 un impacto del 3,8% en el PBI y, según señala un informe de la consultora Exante, cuando comience a funcionar la planta de UPM 2 el impacto podría ser del 6%.

“Van a ser 2 millones de toneladas con un precio promedio de US$ 500 para exportación, más lo que genera la cadena a nivel interno. Lo que genera el proyecto es una actividad bastante fuerte”, comentó Ledesma. 

Prevén que con UPM 2 la incidencia del sector forestal sobre el PBI sea del 6%.

En total, la cadena genera el 16% de las exportaciones totales de bienes. Solo en 2020 se exportaron US$ 1.448 millones y la idea es que se pase a US$ 2.500 millones en 2024, sostuvo.

El sector ocupa el 7% de la superficie agropecuaria y genera en todo el país 25.000 empleos, de los que 18.000 son directos, según el mencionado informe.

“Las perspectivas del sector son buenas con los ciclos que puedan tener los commodities y los distintos productos por nicho. Es muy difícil prever las fuentes de madera que se van sustituyendo. El diferendo comercial entre Australia y China hizo que China prohibiera la entrada de madera de Australia y eso generó una importante demanda para Uruguay, que se está sosteniendo. Esos cambios en la economía del mundo hacen que se disparen las demandas y lo que tiene el sector es que responde muy rápido”, concluyó.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba