Deportes

Borna Coric se sumó a la francesa Garcia y también logró un título inédito en Cincinnati

El croata Borna Coric se sumó a la francesa Caroline Garcia y logró otro triunfo sin precedentes en el Masters 1000 Cincinnati, batiendo en la final a los experimentados Stefanos Tsitsipas.

Coric, verdugo de Rafael Nadal en la segunda ronda, se convirtió en el campeón con menor ranking mundial (152) de un Masters 1000 desde la creación en 1990 de esta serie, segunda en importancia detrás de los Grand Slams.

Coric, quien saltará el lunes desde el puesto 152 al 29 del escalafón, dio una última sorpresa al batir a Stefanos Tsitsipas (7) por un rotundo 7-6 (7/0) y 6-2.

«Para ser honesto, no estaba preparado para este discurso hace cinco días. Pensaba que iba a perder en la primera ronda», reconoció Coric que, además de Nadal, también dejó en el camino a cabezas de serie como Roberto Bautista, Felix Auger-Aliassime y Cameron Norrie.

Borna Coric tuvo su torneo soñado.
Foto: AP Photo/Jeff Dean

Borna Coric tuvo su torneo soñado.
Foto: AP Photo/Jeff Dean

Ningún tenista había alzado un título de Masters 1000 arrancando desde un menor puesto en el ranking que Coric.

El jugador que ostentaba este logro hasta ahora era el español Roberto Carretero, que se impuso en 1996 en Hamburgo desde el lugar 143.

Con un juego en estado de gracia, Coric celebró su tercer título de la ATP y primero desde 2018, cuando era considerado uno de los jóvenes con mayor futuro en el circuito.

La trayectoria ascendente de Coric, que llegó a ser duodécimo de la ATP y subcampeón del Masters 1000 de Shanghai en 2018, se vio frenada por una lesión de hombro de la que acabó operándose en mayo del año pasado y que le dejó todo un año en blanco.

Por su parte, Tsitsipas, ganador de dos Masters 1000 en la arcilla de Montecarlo, sigue sin poder triunfar en un evento de esta jerarquía en pista dura como la de Cincinnati.

«Todavía espero volver aquí y ganar algún día», dijo el griego. «Simplemente me he topado siempre con robots en las finales».

Borna Coric saluda a Stefanos Tsitsipas. Foto: EFE/ Mark Lyons

Borna Coric saluda a Stefanos Tsitsipas. Foto: EFE/ Mark Lyons

Garcia, el otro batacazo.

En la final femenina, la francesa Caroline Garcia venció a la checa Petra Kvitova por 6-2 y 6-4 y se erigió como la primera campeona de un WTA 1000 que tuvo que pasar por la fase previa.

Garcia, quien ascenderá del puesto 35 al 17 del ranking mundial, se embolsó su tercer trofeo de categoría WTA 1000 y primero desde 2017.

«Es difícil de creer que esté aquí hoy. íQué semana!», dijo emocionada Garcia, de 28 años.

Desde junio, cuando logró el título de Roland Garros en dobles, Garcia acumula 27 partidos ganados, la mayor cifra del circuito, y ha alzado los trofeos de Cincinnati, Bad Homburg y Varsovia.

El de Cincinnati es el décimo título de una carrera que hasta ahora tenía como cima dos triunfos consecutivos en 2017 en los WTA 1000 de Wuhan y Beijing, que la catapultaron hasta el cuarto escalón del ranking mundial.

«Quiero dar las gracias a mi familia», declaró Garcia. «Mis padres me han impulsado desde que era pequeña. Tuvimos momentos difíciles, decisiones duras pero siguieron apoyándome a mí y a mi estilo de juego a pesar de lo que la gente decía».

Con su extraordinaria victoria en Cincinnati, donde disputó dos partidos de la qualy y luego despidió a tres Top-10 de la WTA (Maria Sakkari, Jessica Pegula y Aryna Sabalenka), Garcia volverá a meterse el lunes entre las 20 mejores tenistas por primera vez desde 2019.

En cambio Kvitova, doble campeona de Wimbledon (2011 y 2014), se quedó a un paso de alcanzar su noveno título de WTA 1000 a sus 32 años.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba