Internacionales

Bajo tensión, partidarios de Pedro Castillo y de Keiko Fujimori acampan para “defender” sus votos en Perú

Un mes después del reñido balotaje, Perú sigue esperando saber oficialmente quién será su futuro presidente. En un clima de tensión creciente, partidarios del candidato de izquierda Pedro Castillo y de la de derecha Keiko Fujimori acampan en plazas de Lima para “defender” sus votos.

En medio del frío del invierno limeño, cientos de simpatizantes de Castillo, provenientes de la sierra y la selva, pasan la noche en unas 180 carpas en la Plaza de la Democracia, frente al edificio del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que está dirimiendo impugnaciones de votos antes de proclamar al vencedor.

Los primeros se instalaron en la plaza hace más de tres semanas. Muchos visten trajes típicos andinos o amazónicos mientras aguardan pacientemente que el maestro de escuela rural izquierdista de Cajamarca (norte) sea declarado ganador.

“El Jurado ya debe proclamar a Pedro Castillo para que se termine todo esto”, dice a la AFP Martín Quispe, de 35 años, del distrito de Santa Teresa en la región andina del Cusco.

“Vivir en una carpa es tener frío y no dormir bien, pero todo vale la pena por la lucha que estamos haciendo”, agrega el hombre, que acampa con su esposa y su hija en una pequeña carpa amarilla forrada con plástico azul para protegerse de la característica humedad de Lima.

Seguidores de Pedro Castillo se manifiestan en Lima para "defender" sus votos. Foto: AP

Seguidores de Pedro Castillo se manifiestan en Lima para “defender” sus votos. Foto: AP

También acampa un líder del pueblo indígena amazónico awajún, Merino Trigoso, de 66 años, quien luce corona de plumas y un collar tradicional.

“Me pienso quedar hasta combatir la corrupción”, declara a la AFP.

“Vamos a quedarnos hasta que proclamen a Castillo, si no, vamos a emprender algo más radical”, expresa de su lado Maruja Inquilla, de 45 años, oriunda de Coata, un municipio próximo al lago Titicaca, en la frontera con Bolivia.

En la plaza fueron instaladas cabinas de baño químico y una carpa médica. Los activistas que llegan de otras regiones, especialmente rurales, cuentan que se alimentan con donaciones.

Partidarios de Pedro Castillo se manifiestan en Lima, Perú. Foto: AP

Partidarios de Pedro Castillo se manifiestan en Lima, Perú. Foto: AP

Unos 200 “ronderos” -miembros de las rondas de vigilancia rural a las que pertenece Castillo- custodian el improvisado campamento. Portan látigos para mantener el orden y, en caso necesario, repeler a adversarios políticos.

“Estamos aquí para poner orden y disciplina. Queremos garantizar que la vigilia se realice de forma ordenada”, indica el presidente nacional de las rondas campesinas, Víctor Vallejos, que lleva puesto un chaleco negro y sombrero de paja.

Carpas en apoyo a Keiko Fujimori

A solo siete cuadras, aproximadamente 700 metros, seguidores de Fujimori instalaron este fin de semana un campamento “por la Democracia y la Libertad” en el Paseo de los Héroes Navales, frente al Palacio de Justicia.

A pesar de la alta tensión, no se registraron disturbios graves tras la segunda vuelta de las elecciones del 6 de junio y todas las actividades se desarrollan normalmente en el país.

Seguidores de Keiko Fujimori armaron un campamento frente al Palacio de Justicia, en Lima, Perú. Foto: AFP

Seguidores de Keiko Fujimori armaron un campamento frente al Palacio de Justicia, en Lima, Perú. Foto: AFP

Mientras, el mandato del presidente interino Francisco Sagasti se acerca a su fin. El 28 de julio debería asumir el nuevo mandatario.

Vestidos principalmente con camisetas de la selección peruana de fútbol, estos fujimoristas proceden de distritos pobres de Lima y buscan “defender” sus votos, según afirman.

Fujimori denunció que hubo “fraude” en el balotaje, sin aportar pruebas concluyentes, pero las autoridades peruanas, Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) afirman que los comicios fueron limpios sin “graves irregularidades”.

“No queremos un país comunista, queremos un país libre para que nuestros hijos no sufran del terrorismo como en los años 80”, con la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, dice a la AFP la peluquera Dina Amaya, de 55 años, del distrito limeño de La Victoria.


“Venimos acá para luchar por la democracia. Si proclaman a Castillo, vamos a ayudar a Keiko todos los peruanos a ir al palacio”, agrega sentada sobre un colchón inflable en su carpa azul.

“Estas elecciones son inconstitucionales. Nos encontramos en una incertidumbre, nos hemos dado cuenta de que la democracia la negocian”, indica Erick Luque, un trabajador independiente de 30 años.

Fujimori visitó el domingo el campamento y pidió a sus seguidores que no claudiquen.

La candidata presidencial de derecha, Keiko Fujimori, denuncidó un supuesto "fraude" en las elecciones, sin presentar pruebas. Foto: AP

La candidata presidencial de derecha, Keiko Fujimori, denuncidó un supuesto “fraude” en las elecciones, sin presentar pruebas. Foto: AP

“Los invoco a seguir en esta lucha, éste es el momento, no podemos dar un paso atrás, vamos a seguir con más firmeza”, dijo la hija del ex mandatario Alberto Fujimori, encarcelado por graves violaciones a los derechos humanos durante su gobierno.

Keiko Fuijimori está acusada en una trama de corrupción y deberá ir a juicio por lavado de dinero si no gana la presidencia, un cargo que le daría inmunidad.

El conteo oficial del balotaje, que llegó al 100% hace tres semanas, dio a Castillo el 50,12% de los votos sobre el 49,87% de su rival, pero Fujimori pidió anular miles de votos, lo que debe dirimir el JNE antes de proclamar al presidente electo.

El jurado no tiene plazo perentorio para proclamar al nuevo presidente. Pero los peruanos deberían saberlo antes del 28 de julio.

Fuente: AFP 

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba