Deportes

Bahía cambió su localía desde marzo debido a que en su estadio instalaron un hospital de campaña


Sudamérica es de hace varios meses el epicentro de la pandemia de coronavirus en el mundo. Y en medio de una escalada de contagios en todos los países de la región, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió iniciar las competencias internacionales que, para colmo, este año tienen un arranque vertiginoso, con seis semanas consecutivas de partidos para llegar a tiempo al comienzo de la Copa América, que inicia el 13 de junio.

En ese escenario, los clubes sudamericanos viajan entresemana, continúan disputando los partidos de cada liga local y lógicamente crece el riesgo de contagios. El último ejemplo es el de Defensa y Justicia, que viajó a Ecuador para jugar ante Independiente del Valle con todos los hisopados del plantel negativos y al regreso empezó a sufrir contagios en la delegación que derivaron en el aislamiento de 12 futbolistas y 4 auxiliares.

Mientras los futbolistas y allegados cursan la enfermedad y varios ya mostraron signos de deterioro cardíaco posterior a la recuperación, la Conmebol emparcha los problemas que vayan surgiendo.

Así en 2020, cambió de sede muchos partidos, obligó a Coquimbo a ser local en el partido de ida de la semifinal de la Copa Sudamericana en Asunción debido a que por las reglas sanitarias que regían en Chile no daban los tiempos para jugar el partido debido a los contagios que habían surgido.

En Brasil, los equipos paulistas desde hace rato que mudaron su localía: tanto San Pablo como Palmeiras recibieron sus choques de Libertadores y de Recopa Sudamericana en Brasilia.

El Esporte Clube Bahía no se tuvo que ir a otra ciudad pero cambió el estadio en el que hace de local debido a que en la Arena Fonte Nova (sede del Mundial 2014) se instaló un hospital de campaña para pacientes de coronavirus tal como había ocurrido el año pasado durante la primera gran ola.

El hospital se reabrió el 4 de marzo y en una semana su ocupación llegó al 90%. Tiene capacidad para 200 camas, aunque por el momento, según anunció el gobierno estatal, operará con 50 camas de cuidados intensivos y 30 camas clínicas.

Debido a esta situación, Bahía juega como local en el Estadio de Pituaçu, oficialmente Estádio Roberto Santos, también ubicado en Salvador y con capacidad para poro más de 31 mil personas.​ Allí goleó 5-0 a Guabirá por la segunda fecha del Grupo B de la Copa Sudamericana y allí recibirá a Independiente este martes de las 19:15 por la tercera jornada. 

El Estadio de Pituaçu fue inaugurado en 1979 y refaccionado por completo en 2008. Es más, la selección brasileña recibió allí a Chile en septiembre de 2009 en un encuentro por Eliminatorias que ganó el Scratch fue sede del juego válido por las Eliminatorias del Mundial 2010 entre las selecciones de Brasil y Chile, jugado el 9 de septiembre de 2009 y ganado por los brasileños 4-2.

El hospital de campaña en el Fonte Nova había sido inaugurado en junio de 2020 y desarmado en octubre luego de la disminución de casos en el estado. Sin embargo, a fines de febrero de 2021, cuando en Bahía se registró una ocupación del 80% de las camas de la UTI, el Gobierno local decidió volver a utilizar el espacio.

El Bahía también había cedido sus instalaciones en Lauro de Freitas, en la región metropolitana de la ciudad de Salvador, donde se levantó el hospital Fazendao, con 44 camas disponibles.

“Hay una característica de esta enfermedad en estos meses, con estas nuevas cepas, que los pacientes están empeorando mucho más rápido y necesitan más camas de UCI. El volumen de camas disponibles hoy es mayor que el disponible en el pico de la pandemia, en julio del año pasado”, explicó el gobernador del estado de Bahía, Rui Costa cuando decidió no solo reabrir el espacio en el estadio sino también en otros tres puntos de la ciudad, instaurar el toque de queda nocturno y prohibir todas las actividades no esenciales. 

El Fonte Nova no fue el único estadio de Brasil cuyas instalaciones sirvieron para instalar un hospital de campaña. Lo mismo ocurrió el año pasado en el predio del Maracaná de Río de Janeiro; en el Pacaembú de San Pablo; también en Fortaleza, estado de Ceará, en el estadio Presidente Vargas; o en Boavista, capital del estado de Roraima, en el estadio conocido como Canarinho, el Flamarion Vasconcelos.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba