Internacionales

así vive Madrid la campaña para unas elecciones cruciales

En medio de una campaña agresiva y polarizada como nunca, Madrid se prepara para unas elecciones regionales, tan caprichosas como inoportunas, que aumentan las pulsaciones de toda España porque podrían ser la prueba piloto del futuro político a nivel nacional.

El 4 de mayo, casi 5,2 millones de madrileños podrán votar quién quieren que gobierne, desde el Palacio de Correos de la Puerta del Sol, la comunidad autonómica que registra el 19,2 por ciento de los casi 3,5 millones de contagios por Covid-19 que el sistema de salud español lleva detectados.

Se trata de unas elecciones forzadas por la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, del Partido Popular (PP), quien gobernaba desde 2019 en una coalición -que se fue volviendo cada vez más áspera-, con Ciudadanos.

El partido liberal de centro-derecha se juega en estos comicios su supervivencia en la Asamblea de Madrid, el Parlamento local.

En marzo, Díaz Ayuso, una ex periodista en la que el PP deposita la esperanza de reunificar las fuerzas de centro-derecha, sorprendió con el anuncio.

Sin consultarlo con sus socios de gobierno, convocaba a elecciones anticipadas para ahuyentar los fantasmas de una moción de censura en su contra.

Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, es candidato a presidente de la Comunidad de Madrid. Foto: DPA

Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, es candidato a presidente de la Comunidad de Madrid. Foto: DPA

Chispazos en la coalición de gobierno

La movida provocó una descarga eléctrica en la coalición PSOE-Podemos de gobierno que lidera, a nivel nacional, el socialdemócrata Pedro Sánchez: la salida del gobierno de España de Pablo Iglesias, vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, para presentarse como candidato a presidente en la Comunidad de Madrid.

“Es imprescindible hacer frente a la derecha criminal. En política hay que tener valentía para dar las batallas que hay que dar”, dijo Iglesias en un videomensaje que envió a su militancia a mediados de marzo.

Las encuestas, por ahora, no lo miman. Tampoco le auguran un resultado decente.

Un sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) -un organismo autónomo que depende del Ministerio de la Presidencia española- lo ubica al final de la fila, por detrás del PP, del PSOE y de Más Madrid, el partido cisma que fundó Iñigo Errejón cuando se separó de Pablo Iglesias en 2019.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, del PSOE, estará atento a las elecciones del 4 de mayo en Madrid. Foto: EFE

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, del PSOE, estará atento a las elecciones del 4 de mayo en Madrid. Foto: EFE

Iglesias estaría a la par de la ultraderecha de Vox y sólo por delante de Ciudadanos, la fuerza que languidece y podría no lograr ni siquiera el 5 por ciento de los votos necesarios para lograr una banca en el Parlamento madrileño.

“Madrid está en estos momentos ante un enorme riesgo. Es un riesgo para Madrid pero también para toda España y es que haya un gobierno de ultraderecha”, dijo Iglesias cuando anunció que dejaba su sillón de vicepresidente social del gobierno, luego de un año y dos meses en el cargo.

Invitó a Más Madrid a sumarse a su candidatura pero sus ex compañeros en Podemos no recogieron el guante.

Mónica García, la médica que se postula para gobernar la comunidad madrileña por Más Madrid, rechazó licuar su nombre detrás del de Pablo Iglesias y denunció un “exceso de testosterona” en la política española.

Angel Gabilondo, candidato del PSOE en las elecciones regionales de Madrid, este viernes en un acto de campaña. Foto: DPA

Angel Gabilondo, candidato del PSOE en las elecciones regionales de Madrid, este viernes en un acto de campaña. Foto: DPA

Ataques verbales

Cuando se enteró de la candidatura de Iglesias a ocupar su puesto, la actual presidenta madrileña subió la apuesta: “Voy a cambiar el lema de campaña -que era ‘Socialismo o libertad’- y pasará a llamarse ‘Comunismo o libertad’”, dijo Díaz Ayuso.

“España me debe una: que hemos sacado a Pablo Iglesias de la Moncloa -ironizó-. Es una persona afín a independentistas, al entorno de ETA, y ha estado actuando siempre en contra de la Comunidad de Madrid y de todos los ciudadanos. Ha fomentado vivamente la expropiación, la ocupación, la intervención de la empresa.”

Díaz Ayuso apuesta a su reelección alentada por su negativa a cerrar bares y restaurantes y a aplicar cierres perimetrales mientras otras comunidades autónomas sí lo hacían ante el aumento de contagios de coronavirus.

“Ayuso somos todos”, reza un afiche que muchos locales madrileños de las zonas más transitadas de la ciudad pegaron en sus vidrieras.

Según el CIS, ella ganaría las elecciones madrileñas del 4 de mayo pero no tendría asegurada la gobernabilidad ya que el bloque de la izquierda -PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid- podría sumar la mayoría necesaria para formar gobierno.

La de Madrid es la cuarta elección autonómica que España pone en marcha desde que el primer caso de coronavirus anidó aquí, a fines de enero de 2020. En julio del año pasado, ya en pandemia, hubo elecciones en Galicia y en el País Vasco. Y en febrero de este año, en Cataluña.

Un acto en apoyo del partido de ultraderecha Vox, este viernes en Madrid. Foto: DPA

Un acto en apoyo del partido de ultraderecha Vox, este viernes en Madrid. Foto: DPA

Angel Gabilondo, el candidato del PSOE “serio, soso y formal”, como se define a sí mismo este filósofo, ganó en las urnas madrileñas hace dos años pero no pudo aunar fuerzas para formar gobierno.

Esta vez quisiera sumar a Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos, pero no será posible. Sólo podrá apuntar a los apoyos de Mónica García, de Más Madrid, y a aceptar a Pablo Iglesias, a quien en un principio prefería rechazar por “su extremismo”.

Carta con balas

La campaña subió presión este viernes, cuando Pablo Iglesias se retiró de un debate porque la candidata de Vox, Rocío Monasterio, se negó a repudiar la amenaza de muerte que él recibió en un sobre con cuatro balas que le llegó con su nombre al Ministerio del Interior.

“Pablo Iglesias Turrión has dejado morir a nuestros padres y abuelos. Tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota”, dice la carta que acompaña los proyectiles.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, también recibieron sobres intimidatorios con cartuchos en su interior.

“Tienes 10 días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó”, fue el mensaje amenazante para el ministro del Interior.

“Condenamos todo tipo de violencia. Me hubiera gustado que el señor Pablo Iglesias condenara la violencia que sufrimos en Vallecas (cuando los candidatos de Vox fueron atacados con adoquines durante un acto) -dijo este viernes Rocío Monasterio cuando el debate de candidatos recién arrancaba-. Todos los españoles ya no nos creemos nada de este gobierno. Si es tan valiente, levántese y lárguese”, le disparó al candidato de Podemos.

“Esto no es aceptable, si no se retracta, me levantaré”, dijo Pablo Iglesias y se retiró del debate organizado por la cadena Ser.

“Creo que estáis cometiendo un error blanqueando a la ultraderecha”, dijo a los organizadores. Los candidatos del PSOE y de Más Madrid también se levantaron.

La disolución del debate electoral de este viernes desencadenó una cancelación en cadena de debates previstos antes del 4 de mayo, fecha de las elecciones más polémicas de los últimos años en Madrid hasta por el día en el que se llevarán a cabo: un martes.

Madrid. Corresponsal

CB​


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba