Deportes

Argentina y Brasil, otra final en el camino de Lionel Messi y en territorio ajeno

Argentina buscará este sábado romper el maleficio de 28 años sin títulos ante Brasil, que siempre fue campeón cuando organizó la Copa América. De los 102 encuentros que jugaron desde 1914 (con una mínima ventaja de Brasil con 39 triunfos a 38), apenas tres veces definieron el título sudamericano. En 1937, en un desempate tras igualar el primer puesto, la Albiceleste festejó en Buenos Aires. Y en el este siglo, en 2004 en Perú y en 2007 en Ecuador, los brasileños dieron la vuelta olímpica.

El clásico por excelencia del fútbol argentino es el rioplatense. Con Uruguay comenzó la competencia internacional y ambos dominaron la escena mundial a finales de la década del 20. Pero también fue creciendo una fuerte rivalidad con Brasil, potenciada por los éxitos cariocas y la intrascendencia charrúa. El Superclásico de las Américas fue desplazando al histórico de las dos orillas.

El encuentro del sábado tendrá un condimento especial. Lo anticipó Neymar tras vencer a Perú: quería una final con la Argentina de Lionel Messi. Para ganarle. Y Leo jugará su quinta final y buscará su primer título en el seleccionado mayor. Más allá del resultado, la definición será recordada por mucho tiempo. Porque además se jugó en tiempos de pandemia, sin público y muchos muertos alrededor.

Hasta 1967, el torneo sudamericano se jugó sin división de grupos y todos contra todos. En caso de igualdad en el primer puesto, se definía con un desempate. Eso sucedió en el torneo de 1937 jugado en Buenos Aires. El último partido se disputó el 30 de enero, en San Lorenzo, y Argentina derrotó a Brasil 1 a 0 y lo alcanzó en el primer puesto

El 1° de febrero se jugó un violento desempate. El partido estuvo suspendido durante 40 minutos por incidentes entre los jugadores. El árbitro uruguayo Luis Angel Mirabal, entre tantas interrupciones, finalizó el tiempo reglamentario cuatro minutos antes. Desde 1935, la Confederación Sudamericana había autorizado los cambios. Por eso, faltando 6 minutos, Vicente de la Mata ingresó con Francisco Varallo. El ingresó del pibe de 19 años de Central Córdoba de Rosario sería clave para el triunfo argentino.

El equipo argentino que ganó la Copa América en 1937.

El equipo argentino que ganó la Copa América en 1937.

Cuentan que cuando ingresó De la Mata, Antonio Sastre le dijo: “Pibe, ponete a mi lado que hoy hacemos capote”. De ahí, el apodo que lo acompañó el resto de su vida.

Se jugaron 15 minutos del primer tiempo suplementario. El partido seguía 0 a 0 y ya era la madrugada del 2 de febrero. Fue el primer Sudamericano en que hubo partidos nocturnos, y al igual que la cancha de Vélez (El Fortín de Villa Luro) el Gasómetro ya contaba con una potente iluminación. En los restantes 15 minutos, apareció De la Mata en todo su esplendor. Primero con una volea, después de un pase del Chueco García, y luego con un toque certero, tras otro pase del gran puntero izquierdo de Racing. Así Argentina se consagró campeón.

Una dupla histórica Vicente de la Mata y Gabino Sosa dos productos de las inferiores de Central Córdoba

Una dupla histórica Vicente de la Mata y Gabino Sosa dos productos de las inferiores de Central Córdoba

Entre 1975 y 1983 la Copa América tuvo tres finales pero Argentina nunca logró superar la fase de grupos. Y desde 1993 se disputaron 11 finales, Brasil fue protagonista de seis y la Selección de cinco. Y se enfrentaron en 2004 y 2007.

El 25 de julio de 2004 se disputó la final en Lima. Argentina estuvo a minutos de la gloria, pero Adriano igualó en tiempo de descuento y después los brasileños festejaron tras la tanda de penales. El equipo que dirigía entonces Marcelo Bielsa ganaba 1-0 con un gol de Cristian González de penal, tras una falta de Luisao a Lucho González. Luego, Luisao igualó de tiro libre.

Marcelo Bielsa, técnico argentino en 2004.

Marcelo Bielsa, técnico argentino en 2004.

El final fue para el infarto. A los 42 minutos, César Delgado, de volea, marcó el segundo. Con el tiempo cumplido, Bielsa decidió sacar a Carlos Tevez y poner a Facundo Quiroga para tener un hombre más en el fondo e intentar evitar los ataques brasileños. Sin embargo, Adriano igualó ante la floja marca de la defensa argentina. En los penales, Brasil se impuso 4 a 2 y fue campeón.

Tres años después, Lionel Messi jugó su primera final de Copa América, ante Brasil, en Maracaibo. El equipo de Alfio Basile accedió a la instancia decisiva con ritmo arrollador: cinco jugados, cinco ganados. La verdeamarela, en cambio, había sido segunda en su grupo y en semifinales empató con Uruguay y luego ganó por penales.

Y apareció en la final, en Maracaibo, el 15 de julio de 2007. “Programamos todo como siempre pero, cuando juegan dos potencias, el que se levanta mejor, gana”, dijo el Coco después. Brasil ganó 3 a 0 con goles de Julio Baptista, Roberto Ayala en contra y Dani Alves y frustró el sueño de todos los argentinos y de un joven Messi. Catorce años después, el sueño sigue latente.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba