Internacionales

Ahora, el príncipe Hamza promete permanecer “leal” al rey Abdullah de Jordania

La Corte Real Hachemita está en medio de una desestabilización intrigante, con grietas públicas en la Familia Real, acusaciones de desestabilización contra el rey Abdullah,y el príncipe Hamza, el hijo del rey Hussein, heredero desposeído, bajo arresto y acusado de conspiración.

En el medio Israel y el príncipe Mohamed Bin Salman de Arabia Saudita, acusados- sin ser mencionados públicamente- de horadar a Jordania como estabilizador y moderador del explosivo Medio Oriente. Todo en medio de una bronca creciente de la población frente a la pandemia, el estado de urgencia y la crisis económica.

El príncipe de Jordania, Hamza bin Hussein dijo el lunes, en una grabación, que desobedecerá las órdenes del ejército de no comunicarse con el mundo exterior, después de ser puesto bajo arresto domiciliario el sábado. Fue después de que se le prohibiera realizar cualquier actividad y se le dijo que guardara silencio.

Pero más tarde, la Casa Real informó que el príncipe ha jurado lealtad al monarca.

El rey Abdullah de Jordania, en Londres en 1999. Foto EFE

El rey Abdullah de Jordania, en Londres en 1999. Foto EFE

Los intereses de la patria deben estar por encima de todo lo demás. Todos apoyamos a Su Majestad el Rey para que proteja Jordania y sus intereses nacionales”, ha apuntado Hamza en el comunicado difundido por la Casa Real y suscrito por él.

¿Complot?

Los militares advirtieron al príncipe sobre acciones que, según dijeron, estaban socavando “la seguridad y la estabilidad” en Jordania, un aliado clave de Estados Unidos. El príncipe Hamza dijo más tarde que estaba bajo arresto domiciliario. También fueron al menos detenidas varias figuras destacadas, entre ellas el ex canciller y el ex jefe de la Casa Real. Se cree que hay más detenidos, sin haber sido identificados, pero hasta ahora no se ha mencionado a militares.

Las autoridades anunciaron el domingo que el príncipe Hamza se había puesto en contacto “con personas que tenían contactos con partes extranjeras”, en “un complot para desestabilizar el país” y que había estado bajo investigación durante algún tiempo.

No está claro por qué el reino decidió tomar medidas enérgicas contra el príncipe Hamza ahora. Pero él se puso en riesgo al hacer visitas frecuentes a reuniones tribales, donde algunas personas criticaban al rey.

El rey Abdullah destituyó al príncipe Hamza de su cargo de heredero al trono en 2004, en una medida que consolidó su poder. Lo reemplazó por su hijo, el príncipe Hussein, nieto del soberano.

El príncipe Hamza, en Amman, Jordania, en 2004. Foto EFE

El príncipe Hamza, en Amman, Jordania, en 2004. Foto EFE

El príncipe Hamza fue el primero en la fila para suceder a su medio hermano, el rey Abdullah, como jefe de estado de Jordania hasta 2004, cuando fue destituido como príncipe heredero. Lo había designado su padre, el rey Hussein, en su lecho de muerte en 199. Era “la luz de mis ojos”, como solía decir. Lo había formado en Harrow, en Sandhurst, en Harvard para ser el soberano.

La grieta entre el príncipe Hamza y el rey Abdullah no tiene precedentes. Sin embargo, las tensiones dentro de la casa real han estado presentes durante algún tiempo.

Con cuatro esposas e hijos del rey Hussein y su herencia, la confiabilidad no es la regla en la Casa Real Hachemita. Hay cizaña, envidias, luchas de poder entre hijos y ex reinas. Al menos dos clanes irreconciliables. El rey Abdalluh llegó al poder de casualidad, cuando su padre , Hussein, destronó a su hermano, Hassan, como heredero, cuando estaba muriendo.Le atribuyen este acto a la reina Noor. Pero nominó a su hijo , el príncipe Hamza como el sucesor, tras designar como rey inmediato a Abdullah, que traicionó la promesa hecha a su padre y nominó a su hijo, el príncipe Hussein, como su sucesor.

Furiosas divisiones

“Crezcan, chicos” intimó desde un Twitter, la ex esposa del príncipe Mohamed, que si no hubiese enloquecido y matado a dos personas al azar en Aman, hubiese sido el soberano y no Hussein. Esta princesa divorciada fue quien dejó a la luz diferencias por bienes, sucesión de Hussein, problemas de dinero y de espacio de poder entre los Royals Hachemitas.

La reina Noor, norteamericana y madre de Hamza, pidió orar para terminar “con esta calumnia”.

El príncipe Abdullah decidió negociar con Hamza para no humillarlo. Resolver el conflicto con dinero, omertá, probable exilio pero no lo consiguió. Hamza es el príncipe más parecido a su padre, el rey Hussein. Es popular entre la gente y sus palabras son las que se escuchan en las calles de Amman, donde impera el estado de emergencia desde la pandemia.

Hoy la Casa real Hachemita tiene su “Hamza-exit”, como Meghan y Harry en la Casa Real de Windsor, pero más peligroso.

El vínculo con Israel

En otro acontecimiento, el empresario israelí Roy Shaposhnik, quien dice ser amigo personal del príncipe Hamza, confirmó que se había ofrecido a llevar a la esposa y la familia del príncipe a Europa, para quedarse en su casa, “por razones de seguridad”.

Emitió un comunicado después de que el viceprimer ministro jordano, Ayman al-Safadi, dijera que tal oferta había sido hecha “por un hombre con vínculos con un servicio de seguridad extranjero no identificado”.

Desde que asumió Donald Trump y comenzó su romance con el príncipe Mohamed Bin Salman en Arabia Saudita, comenzaron a horadar a Jordania y su rol moderador en Medio Oriente. Israel quiso entregar el control de la mezquita de Al Aska en Jerusalen a Arabia Saudita, cuando la controla Jordania y es el tercer lugar sagrado del Islam.Las relaciones entre Israel y Jordania se deterioraron.

El príncipe Mohamed Bin Salman tampoco apoya la teoría de los dos estados para los Palestinos. Una posición que forzaría a Jordania a legalizar los millones de refugiados palestinos que hay en su territorio, a los que se suman los refugiados sirios y los cristianos escapados del ISIS. Un tremendo desafío para la monarquía.

Jordania es una monarquía constitucional. Pero la realeza juega un papel importante en la vida pública y el rey Abdullah tiene amplios poderes. Puede nombrar gobiernos, aprobar leyes y disolver el parlamento.

El país también es un aliado clave de Occidente, y los informes sobre la detención del príncipe Hamza generaron temores de que la región en general se desestabilizara. Sin embargo, las potencias regionales y los aliados occidentales, incluidos EE. UU.y el Reino Unido, han expresado su apoyo al rey.Todos temen las aventuras del príncipe Mohamed y las necesidades de Benjamín Netanyahu y su influencia en el Golfo.

Se cree que el aparente arresto del príncipe Hamza se produjo después de una visita a los líderes tribales, donde se dice que obtuvo cierto apoyo, porque admiran a su padre.

Críticas

“No soy responsable de la falta de fe que la gente tiene en sus instituciones”, dijo el príncipe Hamza en uno de los videos entregados a la BBC.

El domingo, el viceprimer ministro Ayman Safadi dijo en una conferencia de prensa que el príncipe se había estado comunicando con partes extranjeras sobre la desestabilización del país y había sido monitoreado durante algún tiempo.

Acusó al príncipe de buscar movilizar a “líderes de clanes” contra el gobierno, y agregó que el complot había sido “cortado de raíz” en la “hora cero”.

Safadi dijo que los funcionarios habían tratado de desanimar al príncipe en lugar de emprender acciones legales contra él, pero el príncipe Hamza había “respondido negativamente a esta solicitud”.

Agregó que al menos 16 personas, incluido un ex asesor del rey Abdullah y otro miembro de la familia real, habían sido arrestadas por el complot para “socavar la seguridad” del país.

Las detenciones políticas de alto nivel son raras en Jordania. Sin embargo, la poderosa agencia de inteligencia del país ha ganado poderes adicionales desde que comenzó la pandemia, lo que ha generado críticas de grupos de derechos humanos.

PB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba