Internacionales

Ahora el presidente de México cruza a Nicaragua y demanda que cese la represión

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha eludido siempre comentar cuestiones políticas de otros países. El argumento ha sido la no intervención. Por eso llamó la atención que en su última rueda de prensa, con las que inicia cada día su jornada laboral, haya cargado sobre Nicaragua en un fuerte reclamo de que se “garanticen las libertades” y se evite la “represión”. “No se debe encarcelar”, sostuvo ante la pregunta de un periodista.

México y Argentina fueron los países más importantes de los cinco que se abstuvieron en la OEA en una votación de condena contra el régimen de Daniel Ortega por la ofensiva policial contra la oposición política. El gobierno encarcelo a todos los candidatos disidentes que apuntaban a presentarse en las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

La resolución, decidida el último 15 de junio, fue apoyada por 26 naciones, y obtuvo solo tres votaciones en contra, la propia Nicaragua, San Vicente y las Granadinas.

Esa decisión de la abstención provocó una fuerte polémica en la región, y se especuló que México que es el mayor socio comercial de EE.UU. había recibido algún tipo de comentario desde Washington. Eso explicaría que poco después el gobierno mexicano haya decidido retirar a su embajador de Managua, medida que imitó también Buenos Aires, que suele seguir las políticas externas mexicanas.

Este viernes, preguntado sobre la represión en ese país centroamericano, López Obrador recordó, con formalidad, en su rueda de prensa matutina que su política exterior exige la no intervención en asuntos de otros países.

Daniel Ortega (C), y la vicepresidente y primera dama Rosario Murillo  AFP

Daniel Ortega (C), y la vicepresidente y primera dama Rosario Murillo AFP

Pero a continuación afirmó que México sí puede hablar de la defensa de los derechos humanos, lo que pareció una concesión a quienes critican que el límite de la no intervención son precisamente esas violaciones.

“Consideramos que se deben de garantizar las libertades y que no debe de haber represión. En ninguna parte, ni en Nicaragua, ni en Colombia, ni en ningún país del mundo, se debe optar por la fuerza”, indicó el mandatario, en unas declaraciones consideradas inusuales especialmente por la prensa intencional.

El presidente, que pertenece al socialdemócrata Movimiento Regeneración Nacional (Morena), reiteró su máxima de “nada por la fuerza” y todo por la “razón y el derecho”. Y pidió “no encarcelar” para que sea “el pueblo el que de manera libre decida sobre las elecciones”.

“Y también una recomendación respetuosa, y es que si se actúa de esta forma, garantizando la libertad plena, se impide a quienes están acostumbrados a intervenir en asuntos de otros países el que tengan pretextos o excusas para entrometerse”, dijo.

Por ello deseó que “ojalá” en Nicaragua, Colombia y el Perú -este último donde hubo elecciones para elegir presidente recientemente- se resuelva “todo” por la “vía pacífica” y se constituyan gobiernos “democráticos y libres”, con “legalidad y legitimidad” suficiente, “sean de la tendencia que sean”.

En las elecciones de noviembre, el autócrata Daniel Ortega, y su influyente esposa y vicepresidente, Rosario Murillo, busca una cuarta reelección consecutiva. Pero en realidad, este ex guerrillero, que ha devenido en un dictador de perfil clásico dentro del caudillismo autocrático latinoamericano, se juega 42 años de primacía casi absoluta en la política de Nicaragua. Ortega gobernó el país entre 1979 y 1990, e inició una segunda etapa en 2007.

Cristiana Chamorro  AFP)

Cristiana Chamorro AFP)

Según las encuestas, sus posibilidad de lograr un nuevo término estaba en serias dudas. La favorita para ganar el comicio es la periodista Cristiana Chamorro, la hija de la ex mandataria Violeta Chamorro.

Cristiana fue la primera de las candidatos presidenciales en ser arrestadas por la policía política del régimen con el pretexto de una supuesta operación de lavado de dinero. Luego la operación se extendió y se detuvo a otros tres candidatos presidenciales y a más de una decena de dirigentes políticos no alineados con Ortega, a quienes se acusó en su totalidad de ser “agentes de Estados Unidos” que buscan derrocarlo.

México. EFE, AFP y Clarín
​MC


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba