Deportes

A 30 años del empate entre Boca y Oriente Petrolero que dejó a River afuera de la Libertadores

“Hay que saltar/ hay que saltar/ el que no salta/ quiere ganar”, cantaba La 12 aquel Viernes Santo de 1991. Fue un 5 de abril. Sí, hoy se cumplen 30 años del polémico empate entre Boca y Oriente Petrolero que decretó la eliminación de River de la Copa Libertadores de América.

-¿Ese partido estaba arreglado ya de antes o lo hablaron en la cancha?, le preguntó El Gráfico al Chino Tapia en marzo 2011.

-En la cancha y fue algo así: “Uy, mirá, vamos empatando y queda afuera River”, respondió el Chino que después se iba a arrepentir.

Por aquellos años las copas eran bastante diferentes a las que vemos ahora. Para empezar, el campeón entraba directo en Octavos. Ese era Olimpia. Y el resto de los clasificados a la llave de eliminación directa salían de los tres primeros de cinco grupos. Lo increíble es que, en la década del 90 clasificaban apenas dos equipos por país, pero ese año Boca y River compartieron el Grupo 1.

Y así llegó la última fecha, esa de abril del 91. El puntero era Bolívar, con 7 puntos, mientras que Boca, Oriente Petrolero y River tenían cinco puntos. El Millo ya había jugado y esperaba el resultado del Xeneize y el equipo boliviano. Para ser primero, Boca debía ganar por cuatro goles. Y si ganaba por un gol, conservaba el segundo puesto pero clasificaba River. Recordemos que una victoria otorgaba dos puntos, no tres como ocurre hoy. ¿Qué pasaba con el empate? Clasificaba al equipo que dirigía el Mastro Tabárez y a los dos bolivianos. Por último, si Boca perdía, iba a un repechaje con River que tenía otras particularidades: el empate clasificaba a Boca.

Ese 5 de abril, los de la rivera formaron con Navarro Montoya, Soñora, Marchesisni, Moya, Satafuza; Pico, Blas Giunta, Apud, (Gaona), Carlos Tapia; Graziani y Batistuta.

Dicen que el Maestro Tabárez bufaba desde el banco cuando veía que su equipo apenas daba toques intrascendentes. Nunca patearon al arco. El uruguayo sabía el papelón que venía y quiso torcer el pacto tácito. Lo sacó a Graziani para poner a un revulsivo: Diego Fernando Latorre. Gambetita empezó a pasar de a uno, dos, tres bolivianos y encaraba al área cuando la gente empezó a cantar “hoy hay que empatar/ hoy hay que empatar…“. Y, para que no quedaran dudas, un referente no tardó en ponerlo en vereda: “Nene, las cosas son así…”.

Sin presión ni mediocampo, así jugaro Boca y Oriente mientras La 12 cantaba "Hoy hay que empatar...".

Sin presión ni mediocampo, así jugaro Boca y Oriente mientras La 12 cantaba “Hoy hay que empatar…”.

Fue un secreto a voces que el intento de Latorre fue cuestionado a viva voz por algunos de sus compañeros. Consultado por Télam con la excusa del aniversario, el ahora comentarista televisivo se excusó: “Prefiero no hablar del tema”.

Para el que no lo recuerde, el encuentro terminó cero a cero. Y a decir verdad, el Chino Tapia metió la pata en aquel reportaje de El Gráfico porque, al día de hoy (30 años después), los jugadores siguen negando que (como se dice en la jerga) hubieran ido para atrás.

“Los buscamos todo el partido pero no pudimos”, dijo el Mono Navarro Montoya con su clásica seriedad, cuando terminó el encuentro. Sin embargo, los periodistas presentes vieron otra cosa. El imaginario (futbolero) colectivo recuerda que Víctor Hugo Morales dejó la transmisión del partido por la bochornosa actitud de los jugadores. Y Clarín tituló: “Un segundo tiempo oprobioso”. Mientras que El Gráfico fue más allá: “Vergüenza”.

Pero la filtración llegó del lado boliviano: “El Abuelo, que entonces era el jefe de la barra brava de Boca, entró en el camarín nuestro antes del partido y nos dijo: bolitas, ya está todo hablado con los jugadores de Boca, el partido tiene que terminar empatado para dejar afuera de la Copa a las Gallinas. Así que no se hagan los distraídos porque no salen vivos de acá”, contó Francisco Takeo, que estuvo en el banco Oriente Petrolero aquel día.

Se nota que al uruguayo Ernesto Filippi, quien fue el árbitro del partido, le resultó sospechosa la situación porque, en el correspondiente informe que entregó a la Confederación Sudamericana de Fútbol (hoy Conmebol), subrayó que los equipos incurrieron en “falta de esfuerzo“. Y fue la sensación que dejó el partido…

Con información de Télam, Clarín, Olé y El Gráfico.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba