Deportes

21 masajistas denuncian a Deshaun Watson, súper estrella de Houston Texans


Deshaun Watson tiene 25 años, es jugador de fútbol americano y una de las figuras de la NFL, tanto que en 2018 salió a la venta su muñeco Funko Pop. Pero el quarterback titular de los Texans de Houston ya no es noticia por su rendimiento deportivo, sino por las denuncias por presunto acoso sexual que en dos semanas ascendieron a 21.

El objetivo de Watson eran masajistas y ellas tomaron valor para enfrentar a una figura pública de Houston hace poco más de 15 días. Primero, se acercaron dos a denunciarlo por acosar y tocar inapropiadamente y poco después lo hizo una tercera que contó que Watson la forzó a realizar sexo oral durante un tratamiento el pasado diciembre.

“Como resultado de una publicación en las redes sociales del abogado de una demandante que buscaba publicidad, recientemente me enteré de una denuncia que aparentemente se presentó en mi contra. Todavía no he visto el contenido de la misma, pero sé esto: siempre he tratado a todas las mujeres nada más que con el máximo respeto. Esto no se trata de dinero para mí, se trata de la reputación de mi nombre, y espero poder dejarlo libre de toda acusación sin ningún tipo de base real”, escribió Watson en ese momento en su cuenta de Twitter. Fue su última publicación en ese red social, mientras que su última actualización en el feed de Instagram data del 7 de marzo.

Pero no era una acusación aislada. Con el correr de los días, las denunciantes se sumaron y este miércoles se informaron dos nuevas que llevaron la cifra a 21 demandas civiles. Las acusaciones alegan una escala móvil de incidentes sexualizados entre los diferentes casos, que van desde presiones inapropiadas hasta acoso sexual.

Además, según la agencia EFE, Watson se habría acercado a una de las denunciantes para que retirara su demanda, al tiempo que habría borrado mensajes incriminatorios de redes sociales. “Negamos categóricamente que se haya acercado a una de las demandantes en un intento por llegar a un acuerdo extrajudicial”, explicó Rusty Hardin, el abogado del quarterback.

La estrategia de Hardin es presentar a su cliente como una persona que utiliza los servicios de masajes con regularidad, pero sin que los mismos tengan ningún tipo de orientación “sexual”, y por eso respondió a las acusaciones con una extensa publicación de declaraciones oficiales de 18 masajistas que afirman que solo tuvieron interacciones comerciales positivas con el jugador.

Del otro lado, el abogado que defiende a las víctimas, Tony Buzbee, deslizó la posible obstrucción en la investigación de Hardin, ya que “tiene un hijo que está en el exclusivo Equipo de Comando de HPD”, según publicó en Instagram, razón por la cual consideró que es mejor buscar a otras autoridades a las que confiar su información sobre el caso.

En tanto que otra mujer, que está representada por el abogado de derechos civiles de Houston UA Lewis, también proporcionó a Sports Illustrated un relato de primera mano de un encuentro de masaje con Watson que sintió que intentó sexualizar.

Por su parte, el gerente general de los Texans de Houston, Nick Caserio, se expresó públicamente a través del podcast “Texas All Access” y calificó las demandas en contra del jugador como “preocupantes”. “Definitivamente estamos al tanto. Realizamos un comunicado al inicio donde fijamos nuestra postura. Tomamos esto con seriedad. Lo que se discute es realmente preocupante. Organizacionalmente no es algo que podamos perdonar, ese tipo de acciones. Pero dejaremos que el proceso avance y lo que suceda, nosotros colaboraremos y ayudaremos a facilitar la resolución”, remarcó.

La NFL, en tanto, ya inició una investigación independiente del caso. Luego de condenar la presunta actitud de Watson, indicaron que por el momento no tienen nada que comentar. “El asunto está en revisión” relacionado con la política de conducta personal de la liga, recordó su portavoz, Brian McCarthy.

También el director ejecutivo del sindicato de jugadores de la NFL, DeMaurice Smith, se refirió al tema y declaró que su organización seguía de cerca todo el proceso y estaría pendiente de la situación que se genere y como puede afectar a la vida del joven Watson y a la política de conducta personal que está vigente en el actual convenio colectivo.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba