Científicos descubren microplásticos en tejidos humanos

Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

Los científicos han descubierto partículas de micro y nanoplásticos en tejidos y órganos humanos por primera vez. Si bien se sabe que las partículas de plástico han contaminado todos los rincones del planeta y se han infiltrado en innumerables especies animales, se sabe relativamente poco sobre su presencia en el cuerpo humano, más allá del hecho de que pueden atravesar el tracto gastrointestinal. Pero ahora los investigadores han descubierto que las partículas de plástico pueden, de hecho, introducirse y acumularse en los tejidos del cerebro y del cuerpo.

Los microplásticos y nanoplásticos son sumamente pequeños: algunos miden menos de 5 milímetros de longitud mientras que los nanoplásticos tienen diámetros inferiores a 0,001 milímetros.

Estas partículas provienen de piezas de plástico más grandes cuando se desechan en el entorno natural y se desintegran, a menudo debido a la erosión del viento y el agua.

Dentro del cuerpo

Usando 47 muestras tomadas de pulmones, hígado, bazo y riñones, todos órganos que probablemente estén expuestos a microplásticos debido a su capacidad de filtrado, los investigadores de la Universidad Estatal de Arizona encontraron docenas de tipos de micro y nanoplásticos, incluido el policarbonato (utilizado para fabricar botellas y jarras de agua rellenables), tereftalato de polietileno (utilizado en tejidos de poliéster y envases de plástico desechables para alimentos y bebidas) y polietileno (utilizado para fabricar bolsas y películas plásticas). Además, se detectó bisfenol A (BPA) en cada muestra.

Esto es preocupante porque se sabe que los microplásticos causan inflamación, infertilidad y cáncer en animales, pero aún se sabe poco sobre su efecto en la salud humana. El BPA, por ejemplo es un conocido tóxico para el sistema reproductivo que interrumpe el desarrollo hormonal y sexual. Se ha eliminado y prohibido de muchos productos en los últimos años, pero se considera que su reemplazo común, el bisfenol S (BPS), es igualmente dañino.

Las 47 muestras se tomaron de donantes que también proporcionaron información detallada sobre sus estilos de vida, dietas y exposiciones ocupacionales; esto ayudará a los investigadores a dilucidar las posibles fuentes de contaminación.

Si bien estos hallazgos aún no forman parte de un estudio revisado por pares, se presentarán esta semana en una reunión de la American Chemistry Society.

Fuente

DEJANOS TU COMENTARIO
NO TE OLVIDES DE COMPARTIRLO: